Qué puede pasar con el dólar, acciones y bonos tras la asunción de Trump

Pero ha llegado la hora de la verdad. Mañana el magnate entrará en funciones, por lo que se percibe cierta incertidumbre entre los actores económicos del mundo y Argentina no es la excepción.  
El mercado ya dio varias señales luego de la inesperada -para la gran mayoría- victoria de Trump el pasado 9 noviembre. En el plano internacional, la tasa estadounidense a 10 años llegó a trepar en poco más de un mes un 40% hasta el 2,60% (desde el 1,858%); los principales índices de Wall Street no pararon de marcar máximos históricos (el Dow Jones sumó hasta el 6 de enero, cuando tocó su último récord, un 9,1%), mientras que el peso mexicano, la moneda más afectada tras el 9N, se depreció casi 16%. 
En el ámbito local el ”efecto Trump” presionó rápidamente al dólar, aunque en menor medida que otros mercados emergentes, como México o Brasil. De todas formas, en sólo cuatro días el billete verde saltó 56 centavos (casi 4%) a $ 15,80, desde los $ 15,24. El ruido de la noticia afectó también al índice Merval, que venía de tocar su máximo histórico a fines de octubre: el panel líder acusó en cuatro ruedas una pérdida de casi 9%. 
La pregunta que surge ahora es si con Trump en funciones y con la puesta en marcha de las medidas anunciadas, tales como una política fiscal expansiva, menores impuestos, el estímulo para la repatriación de fondos corporativos, una política externa más proteccionista, entre otras, volverá a provocar volatilidad en los mercados, y en qué medida. 
Por lo pronto en la plaza local hablan mínimamente de ”incertidumbre” sobre lo que pueda ocurrir con el precio de la moneda estadounidense tras la asunción del mandatario electo que, sin ir más lejos, esta semana advirtió que el dólar ”está muy fuerte”, frente a las monedas de las principales competencias, como China y Rusia, lo que dificulta que las compañías de EEUU compitan con China. 
El presidente Mauricio Macri, mientras tanto, dijo el martes que no cree que perjudiquen a la Argentina las eventuales medidas proteccionistas que pudiera impulsar su par electo de EEUU. 
El economista Miguel Boggiano, CEO de Carta Financiera, explicó que ”el mercado se aferró en los últimos dos meses a la idea de que Trump iba a ser muy positivo. En ese marco, el sector más favorecido ha sido el bancario porque el próximo mandatario aboga por menores regulaciones”. Para Boggiano ”la gran cuestión a observar tiene que ver con la globalización”. Es que tanto el Brexit, como el triunfo de Trump, son ”dos muestras muy claras de que en el mundo estamos girando hacia una situación de menos globalización y mayor proteccionismo”, sentenció. 
En tanto, Alejo Costa, jefe de Estrategia de Puente, consideró que ”el mercado aún no incorporó plenamente las políticas planteadas por Trump en la campaña, y por ahora pone el foco en el efecto inflacionario, aunque ligeramente expansivo, con un mayor gasto y una baja de impuestos”. Costa sostuvo que hay ”un consenso de que en el corto plazo estas medidas podrían servir para atraer capitales a EEUU y levantar una economía letárgica, pero el mercado subestima el efecto inflacionario y sobreestima el efecto positivo sobre el crecimiento”. También cree que ”el riesgo de un conflicto comercial con China está subestimado, y eso tendría un efecto negativo sobre los países emergentes”. 
Para Mauro Morelli, analista de Rava Bursátil, en cambio, ”en general se observa que ya está descontada la asunción de Trump”. Sin embargo, aclara, ”hay algunas cuestiones a tener en cuenta: los índices accionarios están en máximos y se acerca la temporada de balances con lo cual la volatilidad asociada es importante”. En ese sentido, ”cualquier noticia negativa podría revertir la tendencia en los mercados internacionales”, advirtió Morelli 
Por su parte, Esteban Goyheneix, presidente y fundador de Neix, resaltó que ”el mercado espera la asunción de Trump con cautela teniendo en cuenta que ha sido ´disruptivo´ mediáticamente. Su enfoque económico también es un cambio de dirección y afectaría el dólar, las tasas de interés y el comercio internacional con un contexto de mayor volatilidad de los activos financieros”. ”Esperamos que haya menos tuits y más medidas reales que definan su esquema económico. Sin embargo, la volatilidad debería aumentar debido a su personalidad y la incertidumbre generada”, alertó. 

Dólar en el mercado local 
En la city porteña, algunos operadores ven con cierta preocupación el escenario que se abre con el nuevo gobierno de EEUU y su posible impacto en el tipo de cambio. ”Una mayor volatilidad con mayores expectativas inflacionarias generarían tipos de cambio más débiles y mayores tasas, particularmente en los países emergentes. Argentina aún tiene la chance de tener una mejor performance en términos relativos, pero en ese contexto seria arrastrada por los emergentes”, avisó el jefe de Estrategia de Puente .
Coincide con esta visión Goyheneix, quien proyecta para el corto plazo ”subas de las tasas, suba de inflación y fortalecimiento del dólar ante el resto de las monedas en línea con lo observado desde el triunfo de Trump”. 
En Argentina, especialistas coinciden en que hay que estar atentos a las medidas que pueda adoptar China para defender el valor de su moneda. Sin dudas, el blanco de Trump en el último tiempo ha sido Pekín, a quien abiertamente ha acusado de quitarle los puestos de trabajo a los estadounidenses, y de ”violar” a Washington con sus exportaciones baratas, entre otras fuertes denuncias. ”China probablemente venda bonos de EEUU (tiene sus reservas en títulos públicos), por lo que habrá indefectiblemente subas de tasas”, indicó el titular de Carta Financiera. En ese contexto, enfatizó que ”el efecto Trump, le puede pegar a Argentina principalmente por el lado de tasas de interés, y no tanto por el tipo de cambio, ya que el país tiene necesidades de financiamiento del orden de los u$s 50.000 millones para este año, por ende, van a ingresar muchos dólares”. 

Acciones y bonos 
El índice Merval viene de registrar uno de sus mejores comienzos de año, incluidos varios récords históricos, algo similar a lo que se registra en los mercados estadounidenses, por lo que no extrañaría un ajuste de precios, en sintonía con la llegada de Trump a la Casa Blanca. 
”El mercado no tiene absolutamente descontado en sus precios la llegada de Trump pero si esta priceando un aumento en la volatilidad. Hay una contradicción ya que de corto plazo los cambios económicos debería favorecer al mercado, en el largo plazo los cambios de paradigmas de comercio internacional afectarían al mismo”, explicó el titular de Neix. 
En ese sentido agregó: ”La plaza de renta variable viene en un ciclo alcista (S&P500 subió 12% en 2016) que podría cambiar de tendencia en este nuevo contexto, por eso es conveniente ser prudentes y dar mayor ponderación a la renta fija de corto plazo”. En el caso de los activos locales, ”la parte corta y media de la curva de bonos soberanos y corporativos en dólares nos parece atractiva por la relación riesgo retorno que ofrece”, recomendó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here