El ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, comenzó el viernes un pasado un raid en busca de colocar los bonos que le permitan hacerse de divisas para el pago en efectivo al que se comprometió con los fondos buitre.

El primer destino no parece el más feliz en medio de la turbulencia por los Panama Papers que involucraron a Mauricio Macri con una sociedad radicada en Bahamas. La casualidad quiso que allí, en su capital, Nassau, se realizara la Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de la Corporación Interamericana de Inversiones, que contó con la participación del ministro Prat Gay.

Desde Bahamas se dirigirá a Washington, para participar de la reunión de primavera del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, que se extenderá hasta el 18 de abril en la ciudad estadounidense.

Antes de salir hacia Bahamas, según publicó Ezequiel Burgo en Clarín, los funcionarios del ministerio de Economía expusieron ante bancos, fondos y compañías de seguros los planes de endeudamiento y aseguraron que esperan recibir “una calificación B” .

Esto significa una calificación mejor que la que venían recibiendo los bonos argentinos, a los que se calificaba como “selective default”. Eso permitiría que puedan acceder algunos bancos que, por esa calificación inferior, no tenían permitido hacerlo. La calificación de los bonos como clase B significaría que son calificados de la misma manera que bonos de países que no están en default.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here