La crisis que está atravesando el principal socio de Argentina, encendió la alarma en la industria local, principalmente por el hecho de que algunos importadores han comenzado a reducir sus pedidos.

La crisis que está atravesando el gigante latinoamericano, principal socio de Argentina, encendió la alarma en la industria local, principalmente por el hecho de que algunos importadores han comenzado a reducir sus pedidos y temen por un cambio considerable en el mecanismo de pago.

Según precisó Jorge Pérez Cuesta, presidente de ProMendoza, “algunos compradores han decidido ser más cautos. Por ello, es que han pedido a las empresas que en lugar de mandar el 100% del pedido, envíen el 60% o el 50% para ir viendo cómo transitan estos días. No paran ni cierran ventas, pero reducen pedidos”, contó el empresario.

Coincidieron con este panorama las Cámaras locales. Guillermo San Martín, gerente de Asociación de Exportadores de Ajos (Asocam) contó que “esta situación y forma de trabajar de los importadores ha cambiado en el último tiempo, sobre todo desde enero de este año. Y seguramente, se profundizará”.

En este sentido, explicó que en otro momento los importadores trabajaban de manera más agresiva en cuanto a las compras, pedían para stockearse y pagaban por adelantado. Hoy, “van pidiendo a medida que necesitan, y los pagos de la mercadería son a consignación”.

Coincidió con ello Raúl Aruani, de Asociación de Productores de Fruta en Fresco (Aspeff), quien dijo que “los importadores no saben los precios con los que se va a mover el mercado, y cómo el Real se va a ubicar, por ello es que ahora más que nunca seguro reducirán los pedidos hasta ver qué sucede con su economía”.

Pedro Bizzotto, presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la provincia de Mendoza (Asinmet), agregó a este panorama que lo que puede pasar es que hasta que la situación no se arregle, no sólo amenguarán los pedidos, “sino que también los pagos serán más lentos”.

Entre todos los exportadores, a los que más les puede afectar en el corto plazo, según precisó Pérez Cuesta, es a los vinos y frutas, ya que por ejemplo en el caso del ajo la temporada de envíos finaliza este mes.

Sin embargo, para todos los empresarios la situación de crisis de Brasil preocupa, tanto para los que envían muy poco, como fruta en fresco, como aquellos que tienen una posición fuerte en ese mercado como es el caso del ajo.

Es que según aclaró Bizzotto, “para los que no envían mucho, una posible devaluación o recesión terminaría pegando y dejando sin efecto el pequeño porcentaje de envíos. Para los que envían mucho, los ubicará en una posición en la cual tendrán que analizar cómo seguir para ubicar el producto”.

A pesar de que sólo han pasado dos días desde que se desató la debacle en Brasil, Mario Bustos Carra, de Cámara de Comercio Exterior de Cuyo (CCECuyo) precisó que ésta es una consecuencia lógica y esperable en un momento como éste.

Según expresó, “los importadores, de manera inmediata, deciden frenar los pedidos y bajar las ventas o disminución de los encargos, hasta que se normalice o no el panorama. De hecho, esto mismo pasó con la crisis de Dilma Rousseff. Las empresas mendocinas deben estar atentas a que esto les esté pasando o les pasará”.

Además, que “muchos de los compradores también aprovechan la circunstancia para cambiar la modalidad de pago y lo empiezan a hacer de manera más espaciada”.

Para Juan Carlos Pina, gerente de Bodegas de Argentina, la situación de pagos y pedidos por el momento no es una realidad para la industria del vino, o “por lo menos hasta el momento no he escuchado comentarios al respecto. Sin embargo, es lógico que esto pueda pasar y que los compradores comiencen a ser más prudentes”.

Ajo, vino y aceituna, los más afectados

Según datos de ProMendoza, nuestra provincia exportó bienes y servicios en 2016 un total de u$s 1.324 millones. De ese total, unos u$s 263 millones llegaron por los envíos de Mendoza a Brasil. Del conjunto, ajo, vino fraccionado y aceituna en conserva son los tres productos que lideran los envíos mendocinos.

Cabe indicar, que Brasil es el segundo destino de los envíos mendocinos, con el 20% total de las exportaciones; primero se ubica Estados Unidos con el 29%.

Así las cosas, es que la situación política y económica de Brasil podría tener consecuencias en los envíos de Argentina y precisamente de Mendoza por dos elementos principales, variación que tiene la moneda, la devaluación del real, y posible recesión que este conflicto podría generar en ese mercado.

En este sentido, Jorge Pérez Cuesta mencionó que ProMendoza decidió establecer una reunión interna para evaluar el camino que está siguiendo el ente en Brasil y en otros mercados, y las actividades en los próximos meses y posibles alternativas de la entidad. Todo ello “con el objetivo impartido durante el año pasado que es diversificar mercados y dejar de ser brasildependientes”.

En base a ello “es que este año hemos establecido participar de diversas ferias y misiones comerciales en distintos mercados, como es el caso próximo de la expo en Colombia, en junio en Ecuador y Estados Unidos; y así sucesivamente”, comentó el empresario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here