Petróleo, sin freno: cayó 6,7%, mínimo en 13 años

El miedo a que el exceso de oferta que sufre el mercado energético continúe agravándose ante la desaceleración china y el regreso de Irán volvió a arrastrar ayer a los precios del crudo, que han caído cerca de un 25% en lo que va de año y se sitúan en niveles de 2003. Ayer el barril WTI se desplomó hasta los 26,55 dólares, su mínimo en casi trece años, mientras que el Brent europeo rebasó a la baja los 28 dólares al cerrar en 27,88 dólares y el barril de la OPEP cotizaba en 23,85 dólares.

Así, la ola de ventas se profundizó en Wall Street y arrastró al S&P 500 a su cierre más bajo en más de un año (pierde 9% en 2016). El vapuleado sector energético cayó un 2,93%, liderando los descensos. Las acciones de Exxon perdieron un 4,2% y las de Chevron un 3,1%. El Dow Jones perdió un 1,6% a 15.767 puntos mientras que el S&P 500 cayó un 1,2% a 1.859.

LEÉR MÁS  El dólar hoy se vende a $40,40 en el Nación

La desaceleración de la economía china, que crece al menor ritmo del último cuarto de siglo, y las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que anticipa que la demanda de crudo avanzará más lento de lo esperado en 2016, han avivado el temor a que aumente el volumen de barriles que cada día quedan sin comprador. Al mismo tiempo, el visto bueno de la comunidad internacional a que Teherán vuelva a exportar crudo tras cuatro años de veto por su programa nuclear amenaza con inundar aún más un mercado asfixiado por el exceso de producción. ”Va a llegar aún más petróleo en un momento en el que no se necesita. Eso significa que el desequilibrio entre la oferta y la demanda aumentará, por lo que es más difícil que los precios recuperen la normalidad”, dijo Dominic Haywood, analista de la firma británica Energy Aspects.

LEÉR MÁS  Dólar hoy: cotiza sin cambios a $40,20 en el Nación en el arranque de otro "supermartes"

La AIE y la mayoría de los expertos coinciden en que no hay signos de que a corto plazo se vaya a revertir la caída que comenzó en junio de 2014, a pesar de que los bajos precios han golpeado a la industria, que ha recortado inversiones y puestos de trabajo. Con todo, algunos analistas creen que la pérdida de rentabilidad de las explotaciones puede llevar a una baja significativa de la producción que empujaría al alza los precios en la segunda mitad de 2016. Por el momento, la opción más plausible para una recuperación pasa por que la OPEP acepte reducir su techo de bombeo, que se mantiene por encima de las necesidades del mercado.

Reuters

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here