Asfixiada por la caída de las ventas, algo que sucede a todos los grandes hipermercados, Carrefour presentó ante el Ministerio de Trabajo un proceso preventivo de crisis.

Mediante un comunicado, la compañía aseguró que la iniciativa tiene que ver con el objetivo “encontrar soluciones para garantizar la sustentabilidad de las operaciones en la Argentina”.

La empresa está atravesando una situación económica compleja tras tres años de pérdidas”, agregó. Carrefour espera que la apertura de “este diálogo” junto al sindicato de empleados de comercio y el Gobierno, “le permitirá plantear un plan para reimpulsar su crecimiento”.

La compañía finalmente dice que “confía encontrar rápidamente las soluciones necesarias, junto a las partes involucradas, y reagrupar los esfuerzos para mejorar día a día la relación con los clientes”.

Según indica el portal iProfesional, el proceso preventivo de crisis que pidió Carrefour se gestiona previo a comunicar despidos o suspensiones que afecten a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores, a más del 10% en empresas hasta mil trabajadores y a más del 5% de empresas de más de mil.

De esta manera, se estima en el sector que esta situación terminará indefectiblemente en un ajuste importante en la compañía, algo que podría ser seguido por otras compañías del sector también afectadas por la baja de rentabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here