El grupo de presión de los fondos especulativos en el país American Task Force Argentina (ATFA) denunció que el Gobierno amenazó a un diplomático norteamericano luego de que la Cancillería emitiera un duro comunicado contra la “intromisión” del encargado de negocios de Estados Unidos en el país.

“Los líderes de la Argentina no le guste la realidad, pero la realidad se acerca a ellos. La economía continúa su caída en picada, y nadie en el liderazgo reconocerá esto tampoco. Los líderes de la Argentina pueden seguir negando los hechos, pero eso no cambia los hechos”, sostuvieron en un comunicado, donde lanzaron fuertes cuestionamientos al canciller Héctor Timerman.

LEÉR MÁS  En Argentina se necesitan $18.258 para no ser pobre

Timerman citó ayer al encargado de negocios estadounidense en Buenos Aires, Kevin Sullivan, máxima autoridad de Washington en el país al no haber un embajador con pliego aprobado por el Senado de Estados Unidos, para transmitirle el ”profundo malestar” y el ”enérgico rechazo” que causaron sus declaraciones públicas al diario Clarín, en las que Sullivan se había referido a los pagos a los bonistas que aceptaron el canje por parte de la Argentina y a la reciente aprobación en las Naciones Unidas, con 124 países a favor, de una Convención para la reestructuración de las deudas soberanas.

LEÉR MÁS  La Canasta Básica aumentó un 3% en abril

El tono del diálogo entre Timerman y Sullivan se reprodujo luego en el comunicado difundido por la Cancillería, en el que se advirtió a Estados Unidos que si sus representantes repetían ”este tipo de intromisiones en los asuntos internos” en el corto plazo, la Argentina adoptaría ”las más severas medidas” que rigen las relaciones entre los países: la expulsión de embajadores o representantes.

El nuevo cortocircuito entre la Argentina y Estados Unidos, causado por las declaraciones que Sullivan realizó al periodista Ezequiel Burgo de Clarín, profundizó aún más el enfriamiento de la relación diplomática entre ambos países, un proceso que comenzó a ser visible y a escalar tras la decisión de la Corte Suprema estadounidense de no intervenir en el juicio entre la Argentina y los fondos buitre que tramita en el juzgado de Thomas Griesa. Ayer, ante el encargado de negocios estadounidense, Timerman se quejó por lo que consideró ”declaraciones impropias” del representante de la Embajada (como se lo llama en el ambiente político) en Buenos Aires.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here