Para el FMI, la Justicia de Estados Unidos le da ventaja a los holdouts

El Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró hoy que la decisión de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, de no intervenir en el caso entre Argentina y los fondos buitre, ”dará probablemente a los acreedores mayor ventaja y hará al proceso de reestructuración de deuda más complicado”.

Para llegar a esta conclusión difundida hoy en el documento ”Marco de financiamiento del Fondo y deuda soberana -consideraciones preliminares-”, y reiterando lo planteado en el primer documento elaborado en mayo de 2013 sobre reestructuración de deuda, el FMI se basó en dos razones específicas.

Por un lado, sostuvo que ”al permitir a los holdouts interrumpir el flujo de pagos a los acreedores que participaron de las reestructuraciones, las decisiones desalentarán probablemente a los acreedores, de participar en una reestructuración voluntaria”.

Por otro lado, ”al ofrecer a los holdouts un mecanismo para extraer la recuperación fuera de un canje de deuda voluntario, las decisiones incrementarían los riesgos de que los holdouts se multipliquen y los acreedores, quienes de otra manera están inclinados a acordar una reestructuración, podrían ser menos propensos a hacerlo debido a las preocupaciones de equidad entre acreedores”.

Las decisiones incrementarían los riesgos de que los holdouts se multipliquen

En el apartado especialmente dedicado a resolver ”los problemas de las acciones colectivas”, el Fondo planteó entre sus puntos que ”una de las limitaciones importantes” de dichas acciones y, el ”consentimiento de salida, es que por lo general sólo obligan a los titulares de la misma emisión”.

LEÉR MÁS  El dólar cerró la semana por debajo de los $ 39

Así, el ”riesgo” que surge por la limitación de que sea ”posible” para los holdouts ”neutralizar la operación de tales cláusulas al obtener una posición de bloqueo” de una emisión, ”aumentó, como resultado del litigio que involucra a Argentina”.

”En esencia -continuó el reporte- las cortes de Estados Unidos interpretaron un ´texto estándar` de estos contratos (cláusula pari passu) al obligar al deudor soberano a hacer el pago completo en un reclamo en default, si hace cualquier pago sobre los bonos reestructurados”, analizó el escrito.

El párrafo siguiente del documento con fecha 22 de mayo (previo a la decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de no hacer lugar al pedido de revisión de Argentina), partió de la ”presunción” de que el fallo quede firme, y en ese sentido, informar que ”han habido discusiones en curso para modificar los contratos de bonos soberanos de forma que limitaría el impacto” de tales decisiones.

LEÉR MÁS  Desempleo: se registró el mayor pico de los últimos 12 años

En este aspecto, ”hay un creciente consenso de que la provisión de pari passu debería ser modificada para evitar el tipo de interpretación que fue alcanzada por las cortes de Estados Unidos”, explicó el `paper´.

Hay un creciente consenso de que la provisión de pari passu debería ser modificada

A su vez, son mantenidas otras discusiones sobre la ”viabilidad y conveniencia de diseñar cláusulas que incluirían una forma de cláusula de `agregación´ que es más robusta desde una perspectiva de acción colectiva que aquellas actualmente existentes”.

Si bien, el reconocimiento de los beneficios de la agregación data de antes del litigio de Argentina, ”aún si estas provisiones modificadas se introdujeran en nuevos bonos, tomaría cerca de 10 años para que estas acciones sean reemplazadas”, advierte el reporte que tendrá su parte complementaria para abordar los problemas de las cláusulas colectivas a finales de este año.

Por último, el documento mencionó que con la orden firme de los tribunales norteamericanos en el caso contra los holdouts, ”será necesaria una revisión más amplia de las implicaciones de estas decisiones en el proceso de reestructuración en el corto a mediano plazo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here