Se identificaron ocho series, cinco de ellas ligadas al salario real correspondientes a los trabajadores del sector público y de la actividad privada, a los ocupados en el sector privado no registrado (asalariados informales) y dos series adicionales que representan estimaciones del salario medio (línea negra y línea naranja). La línea negra supone que la composición del universo de los asalariados –esto es, la participación relativa del sector público, el privado registrado y el privado no registrado en el total de los asalariados- se mantuvo estable desde 1993, en tanto que la naranja muestra los efectos de los cambios al interior de los asalariados (por ejemplo, pasaje de trabajadores informales al segmento formal o viceversa).

LEÉR MÁS  Bodegas mendocinas buscan destino comercial en Centroamérica

Las restantes tres series se componen de la siguiente manera: una describe la evolución del ingreso real de los ocupados no asalariados (cuentapropistas y patrones), en tanto que las dos restantes muestran los ingresos medios de los ocupados, en un caso suponiendo que la estructura del empleo se mantuvo sin cambios desde 1993 y en el otro teniendo en cuenta cambios en aquélla. En rigor, ambas series de ingresos medios son similares a las de salario medio: la diferencia estriba en que aquí se contabilizan también los ingresos de los no asalariados.
Tres etapas se diferencian claramente a lo largo del período analizado: la del auge y ocaso de la Convertibilidad (1993-2001), la mega-devaluación (2002) y la fuerte recuperación posterior a 2003 (que se ralentiza a partir de 2011).

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

En notas a publicar próximamente en T&E, analizaremos los principales ejes y resultados que se desprenden del trabajo realizado entre la Secretaría de Políticas Económicas y Sociales de la CGT y el Núcleo de Estudios de Economía y Trabajo de la UMET, sin perjuicio de lo cual y a los efectos de la presente nota, podemos extraer una enseñanza y una alerta.

La enseñanza obtenida es la constatación de que la fuerte recuperación posterior al 2003 fue consecuencia directa de una política económica con eje en la expansión de la demanda agregada, en conjunto con una transformación institucional del mercado de trabajo y la ampliación de las coberturas previsional y social. La recuperación de las paritarias, el aumento del salario mínimo vital y móvil muy por encima de la inflación y la Asignación Universal por Hijo son ejemplos sobresalientes.

LEÉR MÁS  Bodegas mendocinas buscan destino comercial en Centroamérica

El alerta refiere a los efectos nocivos de la mega-devaluación sobre los ingresos y la actividad económica. Quizás de ello advierta el Presidente del Canco Central, Alejandro Vanoli, cuando llama la atención sobre las consecuencias potenciales de llevar a la práctica la propuesta macrista de liberar completamente la regulación del mercado cambiario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here