Los supermercados compiten con los mayoristas en base a financiamiento y megaofertas

Las empresas apuntan a las “ventas de oportunidad” financiadas que permitan al consumidor atenuar la inflación.

Los supermercados de Mendoza intentan recuperar terreno frente a los mayoristas con estrategias de venta cada vez más agresivas. Según representantes de las grandes cadenas, las ofertas ya no se limitan a los periodos claves, como los fines de semana y los primeros días del mes, sino que son casi permanentes y en rubros que permiten adelantar compras para ganarle a la inflación.

Además, disponen de formas de financiación poco comunes en otros canales de comercialización.

Los números difundidos en la Encuesta de Supermercados del Indec permiten entender qué tan grave es la situación. En los primeros ocho meses del 2017 los súpers de Mendoza facturaron $ 11.921 millones, mientras que en igual periodo de este año alcanzaron los $ 14.718 millones.

La diferencia nominal es del 23%, pero si se tiene en cuenta el efecto de la inflación, que para ese periodo fue de 30,7% (datos de la DEIE), se deduce que hubo una caída real del 5,5% en la facturación de los supermercados.

Según los economistas, parte de la retracción se debe a la caída general del consumo, impulsada por la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, pero también tiene que ver con la migración de los consumidores a los mayoristas y otros canales de venta. Por eso, el gran objetivo de los supermercados es recuperar a los consumidores perdidos.

Una oportunidad
El último día del mes el Gobierno depositó el sueldo de los estatales con un aumento de 8,5% correspondiente a la cláusula gatillo que acordaron la mayoría de los gremios.

Además, muchas empresas del sector privado pagaron entre los últimos días del mes y los primeros de noviembre, por lo que no es de extrañar que los supermercados recrudecieran sus estrategias con descuentos y promociones para captar a los potenciales consumidores en el momento del mes en que podrían destinar una mayor proporción de sus ingresos a hacer compras.

LEÉR MÁS  Los padres de los jóvenes vinculados al Hezbollah: “Somos musulmanes, no terroristas”

Paralelamente, los centros de comercialización recibieron las listas de precios con actualizaciones que en promedio alcanzaron el 6,5%, en línea con la inflación que informó el Indec para setiembre.

Sin embargo, desde las principales cadenas que operan en la provincia señalaron que no les resulta posible trasladar los aumentos directamente a los consumidores, por lo que la estrategia para aumentar los ingresos se basa en 2×1, 3×1, y descuentos de hasta el 50% en productos seleccionados.

“A finales de agosto y principios de setiembre recibimos listas de los proveedores con aumentos en línea con los índices oficiales. Estamos encarando acciones para contener el traspaso a precio de venta”, explicaron desde Walmart.

A modo de ejemplo, mencionaron la promoción de eventos comerciales, como la extensión del Black Friday (del 30 de octubre al 4 de noviembre), con descuentos de hasta el 50% en más de 17.500 productos.

“Así promovemos las ‘ventas de oportunidad’, que les permiten a los clientes acceder a artículos que se pueden guardar a precios más bajos de lo normal y en cuotas. De esta manera le ganan a la inflación”, indicaron.

Además de los descuentos y promociones, los súper e híper apuestan a que el consumidor sea parte del club de beneficios que tiene la marca.

Así, en VEA, Carrefour o el mayorista Jaguar (con su tarjeta Ventajas), además de las mismas estrategias, los consumidores pueden encontrarse descuentos especiales para quienes están registrados en la página de la marca. Otros comercios, como Jumbo (Jumbochecks) o, nuevamente Carrefour, entregan descuentos para la próxima compra.

LEÉR MÁS  Avanza proyecto del PJ para cambiar ley 7.722 y reactivar la minería

Aparte de los clubes de beneficios, se practica otra estrategia para fidelizar al cliente: ofrecer descuentos que sólo se hacen efectivos con las tarjetas de crédito de la marca o del grupo al que pertenece el supermercado, que van del 10% al 20% en la mayoría de los casos y se aplican en días específicos.

Cae el consumo masivo
De acuerdo con el Índice de Salarios que publica el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), en los últimos doce meses los salarios aumentaron en promedio 22,8%, teniendo en cuenta tanto las variaciones que se dieron en el sector público como en el privado, mientras que en el mismo periodo el costo de vida se incrementó en un 40,5%.

Eso quiere decir que la pérdida del poder adquisitivo de las familias argentinas fue de 17,7 puntos porcentuales en un año, lo que se tradujo en una caída del consumo masivo. La consultora Kantar Worldpanel, evaluó que sólo en agosto, el consumo se contrajo 2%.

Federico Filipponi, director comercial de Kantar, anticipó que con este escenario proyectan una retracción del 3% y del 6% en el tercer y cuarto trimestres del año, respectivamente”.

La misma consultora informó que si bien los súper e hipermercados siguen manejando el 50% de la facturación total de la canasta a nivel país, vienen retrocediendo frente a los mayoristas y las compras online. En el mismo contexto también se da el fenómeno de los “omnishoppers”, consumidores que visitan entre tres y cuatro canales de compra para resolver sus necesidades de consumo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here