Una buena noticia para la agroindustria local: durante el mes de septiembre los molinos brasileños importaron un total de 38.000 toneladas de harina de trigo de la Argentina.
Según detalla el analista Guillermo Rossi, de la firma Big River, ”el retraso en el tipo de cambio está pegando en los costos de industrialización”, por lo que comprar harina de trigo local es más barato.
De esta manera, los molinos locales se ilusionan con crecer en un mercado fundamental para su industria y en el que siguen presentes pero exportando a costos muy por debajo de los convenientes.
Las 38.000 toneladas que compró Basil marcan el valor máximo desde diciembre de 2012.
Al mismo tiempo, el acumulado entre enero y septiembre de este año alcanza las 277.899 toneladas.
”La molinería está recuperando el nivel de colocaciones en el mercado externo, pero aún se mantiene la notable pérdida de posicionamiento que ocurrió en 2013. Durante el último lustro la Argentina estuvo entre los principales exportadores de harina de trigo junto con Turquía, Kazajistán, Francia, Alemania, Bélgica y Paquistán. El bloqueo a la exportación implicó que el país derrape al puesto número 23. En 2015 repuntó al 6º lugar, pero mostrando una significativa brecha respecto del volumen colocado por el principal exportador y con una mayor concentración de ventas en los países limítrofes. Turquía ocupó el 1er. lugar con un nivel de exportaciones que superó en 2 millones de toneladas las ventas de la Argentina, y el 90,5% de las colocaciones nacionales tuvieron como destino Brasil y Bolivia”, detalló a Ámbito Financiero Diego Cifarelli, presidente de la Federación Argentina del Industria Molinera (FAIM).
Cifarelli va mas allá y arriesga: ”El potencial de esta cadena es enorme, volver al mundo con todos sus eslabones significaría 189.000 puestos de trabajo nuevos genuinos y más de 120 millones de pesos de aporte al PBI, esto ya lo hicimos, sabemos de qué se trata”.
Así es que los molineros se encuentran hoy con mejores perspectivas que poco tiempo atrás, y luego del anuncio presidencial en el que se prometió el ”reintegro a las exportaciones” de la harina, entre otros productos, una luz de esperanza se enciende en la cadena productiva. 
LEÉR MÁS  Esta semana esta semana vencen Lebac por $536.000 millones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here