El informe fue dado en llamar “El Progreso de las Mujeres en el Mundo 2015-2016. Transformar las economías para realizar los derechos” .

“No hay igualdad de género en ningún país, pero en materia económica es donde la mujer presenta un peor desempeño para mejorar su situación”, expresó Luiza Carvalho, directora Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe.

El trabajo informó que el 59% de los empleos de las mujeres en la región son informales y que el trabajo doméstico remunerado, frecuentemente mal retribuido, representa el 17 % del empleo femenino en la región.

Carvalho apuntó que al segmentar el mercado laboral, las diferencias son más grandes, y puso como ejemplo a Brasil, donde existe una diferencia de salarios promedio, marcada por el género y el color de piel, de más del 300% entre el hombre blanco y la mujer negra.

Asimismo, afirmó que este rasgo del mercado de trabajo tiene su correlato en cargos jerárquicos superiores, ya que no hay ningún país de la región donde los ministros de Finanzas sean mujeres, y destacó las políticas de equidad instauradas en países como Chile.

Otro hecho relevante a destacar es que la alta informalidad entre las mujeres incide fuertemente en sus pensaiones, dado que mientras sólo un 30% de ellas percibe una remuneración tras su retiro, el 70% de los hombres son pensionados.

De acuerdo al informe, en todos los países de la región las mujeres dedican entre el doble y hasta cinco veces más tiempo en tareas domésticas.

Carvalho lo catalogó como “trabajo invisible” que, en México representa el 20% del PBI en relación al 16% de la industria manufacturera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here