Las cuatro claves de la política económica que propone el PRO

El equipo económico del PRO reveló que Mauricio Macri, en caso de ser presidente, aplicará un ajuste neoliberal que incluye medidas como un dólar alto y eliminación de las paritarias.

“El Estado no tiene por qué meterse a convocar para que se negocien salarios. La paritaria es un concepto fascista. Que el empresario negocie con los sindicatos cuando quiera”, dijo el economista macrista José Luis Espert.

Es el mismo que uso Twitter para tildar a Florencia Kirchner de “hija de puta” y para afirmar que es necesario echar a dos millones de empleados públicos.

A su vez, los integrantes de la Fundación Pensar, que se autodefinen en su página web como la Usina de Ideas del PRO, proponen abrir las exportaciones, eliminar las retenciones y liberar las importaciones.

Simultáneamente, hablan de su “compromiso” para la “eliminación de precios sugeridos y precios máximos”, como así también de su plan para aplicar “eficiencia” en el gasto público.

Es decir que en su propia página web, los asesores económicos del PRO admiten su plan para destruir el mercado interno y la industria nacional, y desproteger a los ciudadanos frente a una economía de “libre mercado” donde el Estado no tenga participación y los formadores de precios actúen sin control.

LEÉR MÁS  Pymes industriales: encuesta de CAME aseguró que su producción cayó 4.6% en agosto

En caso de aplicarse este plan económico, el resultado para nuestro país sería dramático, con altos índices de desempleo y una alarmante hiperinflación.

Consideremos que sin retenciones y con un dólar alto, los productores preferirán exportar sus productos antes que abastecer al mercado interno, o buscarán equiparar sus ganancias vendiendo esos productos a precios altos.

A su vez, la industria nacional se verá ampliamente debilitada por la invasión de productos importados. Como resultado, las fábricas argentinas perderán competitividad y despedirán personal, o peor aún, cerrarán definitivamente como ocurrió en la década del 90.

Frente a esto, las personas que conserven su puesto laboral verán caer el poder adquisitivo de su salario y ni siquiera tendrán derecho a una negociación paritaria, como dijo José Luis Espert.

El ajuste de Macri destruirá la industria nacional por la invasión de productos importados

A esto se suma la anunciada eliminación de la moratoria previsional, que dejará sin jubilación a millones de personas que en la última década se incorporaron al sistema.

Es decir que sin puestos laborales formales y sin poder adquisitivo, se producirá un freno en el consumo y la economía entrará en una espiral recesiva similar a la que Argentina vivió tras el estallido de la convertibilidad.

LEÉR MÁS  Dólar hoy: comienza la semana en baja y cotiza a $37,80 en el Banco Nación

A esto se suma el achicamiento o corrimiento del Estado de los asuntos económicos, liberando el terreno a la mano invisible del mercado.

“Acá no hay ideología, acá hay capitalismo. En lo único que creemos es en el libre mercado”, reconoció Carlos Melconian, el mismo que definió a los fondos buitre como “tipos de buena voluntad” y que calificó a Argentina como “garca”.

De esta manera, nuestro país se queda sin industria, sin consumo, sin puestos de trabajo y con devaluación, listo para volver a ser “el granero del mundo” con un modelo agroexportador que abastezca de materias primas a los países centrales y que a su vez les compre productos industriales a ellos.

Esta ecuación deja a Argentina como la gran perdedora: debe incrementar su deuda externa para hacer frente a los desajustes internos, y así entra nuevamente en la bicicleta financiera que tantos dolores de cabeza de la traído.

El ajuste está a la vuelta de la esquina. El neoliberalismo y el retorno a la década del 90 también. Incluso, Miguel Ángel Broda, otro economista del PRO, lo admitió: “En Argentina necesitamos un equipo económico como el de Cavallo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here