Tras la reunión mantenida el miércoles pasado entre el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y el secretario general y jefe de Gabinete Civil del gobierno de Paraguay, Juan Carlos López Moreira, tomó velocidad el plan que prevé incrementar en un 24% la potencia instalada en la represa binacional Yacyretá. De Vido y López Moreira se comprometieron a reunirse nuevamente en 30 días para lanzar un cronograma de licitaciones, una hoja de ruta que llevará a la concreción de las obras.

Según pudo saber Tiempo Argentino, en Planificación Federal estiman que la primera de las ocho nuevas turbinas que se pretende instalar en Yacyretá podría estar lista para producir electricidad en un plazo no mayor a un año.

El programa apunta a agregar ocho nuevas turbinas en dos emplazamientos diferentes del complejo de Yacyretá. Actualmente, allí funcionan 20 turbinas que tienen una potencia instalada de 3100 megavatios (MW). Yacyretá es el principal productor de electricidad de país.
Cinco turbinas se instalarán en Aña Cuá, un vertedero de agua ubicado a un costado de la represa y cuyo flujo de agua no ha sido utilizado para generar electricidad. Se prevé que esas cinco máquinas aporten 270 MW. Aquí se encuentran las obras más complejas, porque hay que realizar bases sobre las cuales apoyar las turbinas y los equipos que las acompañan.
Las otras tres turbinas, que aportarían 480 MW se emplazarían en la misma línea donde actualmente se encuentran las otras 20, es decir debajo de la represa, con lo cual no requieren de las obras de ingeniería civil que sí precisan las anteriores.
La potencia de esas ocho turbinas sumará 750 MW, con lo que se agregaría un 24% más de potencia a los 3100 MW ya instalados.
El plan que repasaron De Vido y su colega de Paraguay incluye la pata financiera. Fuentes cercanas al tema indicaron que no se descarta repetir el esquema de financiamiento empleado en las represas de Santa Cruz, Presidente Kirchner y Ministro Cepernic, que implicó la obtención del fondeo por parte del constructor y la posibilidad de descargar una parte de los gastos en dólares en el exterior.
En Planificación Federal consideraron posible tener lista la primera de las tres turbinas debajo de la represa para dentro de un año, y completar el terceto en 2015, aunque la estimación podría pecar de optimista.
La ampliación de la capacidad de generación eléctrica de Yacyretá irá de la mano de otra obra, la cuarta línea de alta tensión, necesaria para transportar la electricidad producida a los centros de consumo, concretamente el área metropolitana de Buenos Aires. Actualmente existen tres líneas de alta tensión que trasladan a Buenos Aires la energía producida por la central binacional y que tienen su capacidad de transporte completa.
A ello hay que agregar que desde que se unieron las distintas redes de alta tensión del país, la electricidad generada en Yacyretá puede terminar satisfaciendo la demanda de Cuyo o el Noroeste. La tercera línea de alta tensión se completó en 2009, tras las obras a lo largo de los más de 900 kilómetros que recorre desde Misiones en el límite con Paraguay hasta General Rodríguez, localidad del oeste del Gran Buenos Aires. «

Cartés impulsó las obras

La llegada de Horacio Cartés a la presidencia de Paraguay le dio nuevo impulso a las obras postergadas en Yacyretá. Es que con Cartés en el Palacio López tomaron nuevos bríos los proyectos que venían detenidos desde el golpe legislativo que expulsó a Fernando Lugo de la presidencia de Paraguay en junio de 2012 e impuso en su lugar a Federico Franco.
La consecuencia inmediata de esta asonada, el congelamiento de las relaciones de los países del Mercosur con Paraguay, derivó en una parálisis de todos los proyectos binacionales argentino-paraguayos y brasileños-paraguayos.

Con Carlés en el gobierno, los ríos Paraná y Paraguay vuelven a ser el soporte material de los grandes proyectos de infraestructura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here