La CARBIO atribuyó la caída a la baja internacional del petróleo sufrida desde septiembre de 2014, que provocó un desfasaje de los precios relativos del gasoil y el biodiésel argentino.

    “Ese factor tornó imposible la competencia internacional por la demanda discrecional de biodiésel como sustituto del gasoil, cuando en la actualidad era el único mercado al que la Argentina accedía luego de la arbitraria aplicación de derechos antidumping impuestos por la UE, medida que está siendo apelada ante la OMC (Organización Mundial del Comercio)”, sostuvo.

La cámara reconoció que la disminución en casi el 4% en la alícuota de los derechos de exportación que actualmente tributa el biodiésel nacional, anunciada por el Gobierno recientemente, es positiva pero sostuvo que hoy no es suficiente.

Asimismo, advirtió que la menor industrialización del aceite de soja provocará una sobreoferta aún mayor de este producto en el mercado internacional. Es por ello que recomendó el aumento del consumo de biodiésel en el mercado local, que podría reemplazar la importación de gasoil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here