La economista K propone pesificar la economía

Mercedes Marcó del Pont, de 60 años, es una economista, investigadora y académica enrolada en la corriente desarrollista o estructuralista. Fue consultora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Se ha desempeñado como diputada nacional (2005–2008), y ha estado al frente del Banco de la Nación Argentina (2008–2010) y del Banco Central de la República Argentina (2010-2013) durante la presidencia de Cristina Kirchner. Tras el triunfo de Alberto Fernández reapareció para plantear la necesidad de que el próximo gobierno implemente una “estrategia integral de desdolarización de la economía” para poder avanzar en una fase sostenida de “crecimiento y estabilidad”.

Según detalla en el último informe de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), esta problemática “debe ser parte de la agenda del acuerdo social impulsado por el gobierno que asumirá funciones a partir de diciembre”.

En ese sentido, evaluó que el endurecimiento del cepo es una “mejor alternativa” que el desdoblamiento cambiario. “El desdoblamiento sin control de cambios no luce como el camino más eficiente para restablecer condiciones de estabilización monetaria y cambiaria”, explicaron.

Mercedes Marcó del Pont nació el 28 de agosto de 1959, en la Ciudad de Buenos Aires. Sobrina de Rogelio Frigerio, desde adolescente se interesó en política, militando en la misma fuerza política que su tío, el Movimiento de Integración y Desarrollo.

En 1982 obtuvo su título de licenciada en Economía en la Universidad de Buenos Aires. En el año 1987 realizó un máster en Economía internacional y Desarrollo en la Universidad de Yale, Estados Unidos.

LEÉR MÁS  Riesgo país y bonos argentinos

Durante los años 1989 y 1991, se desempeñó como asesora en Industria Petroquímica en la Secretaría de Planificación de la Presidencia de la Nación. Ha sido asesora de gabinete del Ministerio de Producción de la Nación y de la Dirección General de Estadística de la Ciudad de Buenos Aires. Asimismo, fue consultora e investigadora en diversos proyectos económicos, publicando trabajos y libros en la misma materia. Fue consultora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).2 Ha desempeñado funciones en el Instituto de Desarrollo Econòmico (IDES), en el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y en el Consejo de Investigaciones Cientìficas y Tècnicas (CONICET).

Se encuentra estrechamente relacionada con Héctor Valle, presidente de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE). Durante la década del 90, ambos rechazaron la convertibilidad, la desregulación energética y la privatización de YPF.

Es integrante del partido Movimiento de Integración y Desarrollo (MID). Como economista forma parte de la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE), siendo Directora desde el año 1991 y del Grupo Fénix.

Asumió la presidencia del Banco Central de la República Argentina el 4 de febrero de 2010 en reemplazo de Martín Redrado. Durante su asunción anunció que su objetivo sería buscar la estabilidad y la profundización del modelo económico añadiendo que «las políticas monetarias y cambiarias serán absolutamente razonables». En línea con su pensamiento desarrollista remarcó que la emisión monetaria por sí sola no generaba inflación sino que dicho problema residía además en la oferta, manejada por un sector empresario oligopólico y concentrado, que tendió a compensar su baja productividad exigiendo la devaluación del tipo cambiario. Marcó del Pont, que estuvo al frente del BCRA entre 2010 y 2013, período durante el cual las reservas alcanzaron un récord histórico de u$s 52.000 millones.

LEÉR MÁS  TGN pide reducir inversiones

Durante su gestión se reformó la Carta Orgánica del Banco Central para restituirle al organismo su rol de promotor de crecimiento y empleo, tal como fuera plasmado en la Carta Orgánica aprobada por la ley 20539 de 1973. Asimismo, se implementó una regulación de la posibilidad de adquirir dólares para atesoramiento, como parte de una estrategia de regulación «macroprudencial de la cuenta de capital» del país.

Además, incorporó una normativa sobre los créditos a la producción «líneas de inversión productiva» (LIP), un cupo de financiamiento en pesos a 36 meses dirigido a empresas, particularmente a PyMEs.

En noviembre de 2013, en el marco de una reestructuración del equipo económico del gobierno, es reemplazada al frente del Banco Central por Juan Carlos Fábrega.

Actualmente preside la Fundación de Investigaciones para el Desarrollo (FIDE) y es Coordinadora del Programa de Innovación Productiva y Desarrollo del Campus Tecnológico de la Universidad de San Martín (UNSAM).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here