La llegada de capitales foráneos a Vaca Muerta, yacimiento clave para revertir el déficit energético nacional, empezó a generarse más rápido de lo esperado por los propios expertos. En línea con el acuerdo que YPF rubricó con la estadounidense Chevron, el gobierno de Neuquén firmó ayer un millonario ingreso de capitales alemanes de la empresa Wintershall en un área de hidrocarburos no convencionales que es propiedad de la estatal Gas y Petróleo del Neuquén (GyP).

En Kassel, Alemania, el gobernador Jorge Sapag y el secretario de Energía, Guillermo Cocco, cerraron con los popes de la compañía teutona un plan para explorar un área de 97 kilómetros cuadrados en Aguada Federal, una partición del campo petrolero Aguada del Chañar, gestionado por GyP. Fuentes cercanas al gobernador Sapag explicaron ayer a Tiempo Argentino que el acuerdo supone en su primera fase una inversión de U$S 150 millones de la empresa privada, U$S 30 millones de los cuales serán para GyP y el resto se volcará al trabajo en los primeros seis pozos.

Esta primera etapa durará alrededor de cinco años, pero el acuerdo es más extenso: en la segunda fase, la UTE conformada por Wintershall y GyP invertirá U$S 3335 millones en 18 años para completar la perforación horizontal de otros 120 pozos.

”El Estado va a tener un 50% de participación en este yacimiento”, detalló Cocco en declaraciones a la prensa y aseguró que detrás del acuerdo YPF-Chevron, de U$S 1240 millones, el convenio con Wintershall ”es el proyecto más importante sobre Vaca Muerta que hay hasta la fecha”. Los trabajos en el área se iniciarán antes de fin de año, según confiaron fuentes oficiales.

Sapag y Coco arribaron a Alemania junto con el gerente de Gas y Petróleo y miembro del directorio de YPF y director de Exploración de Gas y Petróleo Gustavo Nagel. Y por la empresa alemana firmaron el acuerdo Martín Bachmann, presidente de Wintershall Energía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here