El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, anunció que la dependencia fiscal investiga la posibilidad de que haya existido algún tipo de conexión entre personas que aparecen en la maniobra de evasión de fondos del país a través del banco HSBC y la quiebra del Banco Mayo, en diciembre de 1998.

“Existe un alto grado de conexidad entre nombres (de las personas) que fugaron dinero a través del HSBC e integrantes del Banco Mayo”, dijo hoy Echegaray durante la conferencia de prensa en la que dio a conocer la evolución de la recaudación durante febrero pasado.

Una vez que tengan reunidas esas pruebas “las pondremos, como hacemos siempre, a disposición de la justicia”, dijo el funcionario.

El Banco Mayo cerró en 1998 -en plena convertibilidad- con un pasivo estimado en 200 millones de pesos/dólares. En el marco de esa causa, el ex titular de la entidad bancaria, Rubén Beraja, estuvo detenido por espacio de dos años -entre fines de 2003 y octubre de 2005- y fue liberado por la Cámara de Casación Penal.

Ayer, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que Beraja, quien también fue titular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), fue un “vaciador de bancos y encubridor” del atentando perpetrado contra la Asociación de Mutuales Israelitas Argentina (AMIA).

“Existe un alto grado de conexidad entre nombres (de las personas) que fugaron dinero a través del HSBC e integrantes del Banco Mayo”.

Dentro de la causa HSBC, Echegaray reiteró que le pidió a la jueza María Verónica Straccia que detenga e impute al argentino Miguel Ángel Abadi, quien aparece como administrador de un fondo que maneja cuentas por 1.300 millones de dólares en esa entidad bancaria, sin siquiera ”tener cuit” en el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here