Kicillof viaja a Francia para buscar un acuerdo con el Club de París

La gestión de Axel Kicillof al frente del Ministerio de Economía mantiene la voluntad de cerrar los conflictos en el frente externo por la deuda, razón por la que el domingo el ministro viajará a Francia para mantener una reunión con representantes del Club de París. ”Todavía no hay una propuesta firme, pero sí una intención de avanzar en las negociaciones. El Club manifestó un marcado interés en dialogar con Argentina sobre las opciones que están sobre la mesa y ese mensaje no se puede dejar de lado”, indicaron a este diario fuentes del Palacio de Hacienda.

El foro de países con el que se mantienen obligaciones impagas por unos 6000 millones de dólares más intereses –lo que llevaría el monto a más de U$S 9000 millones– ya viene mostrando predisposición desde el año pasado, razón por la que desde el gobierno nacional quieren dar un gesto fuerte. ”Viajan los máximos representantes de la economía del país para marcar que nosotros también tenemos la firme intención de llegar a un acuerdo”, subrayaron las fuentes oficiales.

El objetivo queda claro al ver la agenda relámpago del funcionario: el domingo se toma el avión con destino a Europa y vuelve el mismo lunes luego del encuentro. Fuentes cercanas a la negociación indican que los términos del futuro acuerdo están muy conversados y que incluso la semana que viene podrían ser analizados por el directorio del organismo, con lo que un anuncio en el corto plazo no sería extraño.

Kicillof será acompañado en las negociaciones por el actual embajador argentino ante la Unión Europea, Hernán Lorenzino; el ex secretario de Finanzas, Adrián Cosentino; y el economista que remplazó a este último en Economía, Pablo López.

”Hay una buena oportunidad, una coyuntura propicia para que algunos dogmas sean dejados de lado y se empiece a negociar más pragmáticamente”
Los dos primeros están encima del tema ya desde que Lorenzino encabezaba la cartera económica y continúan en el lugar por estar al frente de la Unidad de Renegociación de la Deuda. ”Hay una buena oportunidad, una coyuntura propicia para que algunos dogmas sean dejados de lado y se empiece a negociar más pragmáticamente. Europa necesita encontrar una solución para que sus países inviertan en mercados como la Argentina, y a la vez nosotros tenemos necesidades de inversión”, indicaban personas que estaban sentadas a la mesa cuando se reactivaron las negociaciones en noviembre pasado.

LEÉR MÁS  La desocupación en el Gran Mendoza llegó al 5,5%

En tanto, Pablo López hará su debut en el diálogo con el Club, y desde el gobierno planteaban ayer que ”muy probablemente empiece a estar involucrado de aquí en adelante en todo lo que tenga que ver con la normalización de la deuda”.

Cabe recordar que el escenario que se proyectaba a fines del año pasado antes de los cambios de gabinete contaba con tres objetivos centrales en el frente externo: profundizar la defensa ante la Corte Suprema de Estados Unidos para terminar con el juicio con los holdouts; concretar un pago al Club de París; y renovar la confianza internacional en el Índice de Precios oficial a partir del visto bueno del Fondo Monetario Internacional (FMI). A pesar de los cambios de asientos y nombres, el gesto del viaje parece indicar que la evaluación sigue estando dentro de los mismos términos.

Las claves de la negociación

Deuda: el país mantiene obligaciones impagas con el Club por un total de 6000 millones de dólares en capital. Contando los intereses, el monto aumenta hasta más de 9000 millones de dólares.

Plazos: a pesar de los gestos de buena voluntad que se están dando desde ambos costados, hay cuestiones en las que todavía hay roces difíciles de solucionar, como los plazos de un hipotético pago y la intervención de otros organismos internacionales en el monitoreo del mismo.

LEÉR MÁS  El dólar cerró la semana por debajo de los $ 39

Gesto: desde el gobierno subrayan que ”viajan los máximos representantes de la economía del país” solo para tener esa reunión para que desde el Club puedan ver que existe una intención firme de poder ponerle un final al conflicto.

Nombres: Además del ministro Kicillof y el secretario de Finanzas, Pablo López, estarán presentes Hernán Lorenzino y Adrián Cosentino, que encabezaban las negociaciones cuando se encontraban al frente del ministerio y hoy continúan sentados a la mesa por su lugar como titulares de la Unidad de Renegociación de la Deuda.

Frente externo: el diálogo parecía dormido, pero a fines de noviembre pasado se empezaron a reactivar las negociaciones técnicas y políticas a partir de la búsqueda de cerrar de una buena vez todos los problemas que mantiene el país en el frente externo (fondos buitres, FMI).

La estrategia oficial

Que todavía estén abiertas algunas de las puertas de conflicto externo que nacieron luego del colapso del 2001/2002 complica al país a la hora de pensar en financiamiento. No solo al Estado Nacional, sino también a las empresas, que al mirar el mercado en búsqueda de dinero fresco se encuentran con tasas y complicaciones extras, ausentes en otros países.

Ante este escenario, surge una imperante necesidad de avanzar en cuestiones como la solución del enfrentamiento con los fondos buitre (ya sea por vía judicial o por una de las dos negocaciones extrajudiciales que actualmente llevan adelante terceras partes); la renovación de la confianza en las estadísticas oficiales del Indec a partir de un voto positivo del Directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI); y la concreción de un acuerdo final con el Club de París.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here