El ministro de Economía de la Nación, Axel Kicillof, expuso ante las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York por el caso de la deuda externa Argentina, el litigio con los fondos buitre y la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de rechazar una revisión del fallo de primera instancia del juez Thomas Griesa.

Más tarde, durante una conferencia de prensa, el ministro sostuvo: ”Los fondos buitres han dicho que no están de acuerdo con suspender la aplicación de la sentencia”, tras ser consultado por el pedido del Gobierno al juez Griesa para que disponga un stay que frene temporalmente la aplicación del fallo.

”El Gobierno Argentino del que yo formo parte no es el que tomó la deuda y tampoco es este el Gobierno que fue al default, sino que es el que reestructuró la deuda. Los fondos buitre nunca han querido negociar. Argentina negocia de buena fe y paga, pero no la dejan”, remarcó el funcionario.

Además, Kicillof contó: ”Mantuve una reunión con nuestros abogados. No me he reunido ni con representantes del tribunal, ni con los que hacen esta demanda. La reunión con los abogados no tiene nada de especial, son asesores nuestros”.

LEÉR MÁS  En junio la inflación fue récord

Kicillof ante la ONU

En su ponencia, el ministro manifestó: ”Hoy vengo a hablar de la historia de la deuda argentina y de la reestructuración de la deuda y de un fallo que el día 16 de junio queda confirmado en tribunales de Estados Unidos. Un fallo que en primera y segunda instancia dice que cuando Argentina pague el próximo vencimiento de su deuda reestructurada debe pagar el total de lo que se le debe a los holdouts”.

Además, subrayó que desde 2003 ”Argentina pagó 192 mil millones de dólares de deuda”. También, que ”todos los pasos que se han dado fueron para pagar, reestructurar y pagar”, pero advirtió que ”esta sentencia pone en riesgo todo el proceso” de pago y reestructuración.

Asimismo, vaticinó que ”en todos los caminos este fallo empuja al pueblo a una crisis económica. dìganme si no es de nuevo un 2001 para la República Argentina”, y añadió: ”Argentina pagó, Argentina quiere seguir pagando en condiciones posibles”.

LEÉR MÁS  Crece el costo de financiar e impacta en los precios

”Los tribunales avanzaron hacia bloquear procesos exitosos. La reestructuración Argentina fue tan exitosa que un 93 por ciento aceptaron las condiciones. Los fondos buitre compraron títulos defaulteados que no entraron en reestructuración para litigar por ellos. Es un caso de manual”, agregó.

Además, el funcionario explicó: ”Argentina quiere seguir pagando su deuda reestructurada pero no la dejan. Es un caso inédito, insólito. Nos han impuesto condiciones que ponen en riesgo a la economía en su conjunto. Empujan a la Argentina hacia un nuevo default. Ponen en riesgo al país”.

”Argentina está a dispuesta a negociar de buena fe, pero fíjense qué situación tenemos. Si de aquí al lunes que viene el juez no pone un paraguas legal, no nos da una suspensión, la negociación se daría en condiciones muy complejas. Porque son 1500 millones de dólares que van a dar lugar a reclamos por 15 mil millones de dólares”, remarcó Kicillof.

LEÉR MÁS  El gobierno enfrenta un "supermartes" doble

Argentina quiere seguir pagando su deuda reestructurada pero no la dejan. Es un caso inédito.

En el mismo sentido, el ministro puntualizó: ”Pedimos que no sea en tres días que tengamos que resolver esto. Necesitamos condiciones justas”.

“No es que por esas formidables deudas externas los países sean países desarrollados donde no haya pobreza, porque la deuda es una opresión que impide a los países salir adelante y ahora se le agrega prácticamente la imposibilidad de reestructuración bajo las reglas que impide este fallo”, destacó Kicillof.

El ministro expuso ante el plenario de los 134 países que conforman el mayor grupo de países miembros de las Naciones Unidas.

La invitación la cursó el presidente del Grupo de los 77 más China, embajador Sacha Llorentty Solis, y desde el gobierno interpretaron el gesto como un mensaje hacia la comunidad internacional en medio de la expectativa sobre el riesgo de default forzado por los holdouts que corre el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here