La anglo-holandesa Shell no sólo tiene problemas con el abuso en los precios de sus combustibles en la Argentina (son los más caros del mercado). Ayer, el Reino Unido se comprometió a colaborar con una investigación de la Comisión Europea (CE) a la petrolera Shell, junto a la británica BP y la noruega Statoil, por presunta manipulación de precios del crudo, que podría haber encarecido los combustibles. ”David Cameron –el primer ministro británico– está profundamente preocupado por alegaciones de que los precios al consumidor pudieron ser subidos artificial o innecesariamente”, dijo ayer en la Cámara de los Comunes el ministro de Energía, Ed Davey.

LEÉR MÁS  Alerta en la FEM por la suba en los alquileres

La investigación europea, según el ministro, ”no presume culpabilidad”, y tanto el gobierno como los reguladores facilitarán ”la ayuda necesaria” a los investigadores e instó a ”cumplir plenamente” con su obligación a las empresas implicadas.

Por su parte, directivos de la británica BP, la anglo-holandesa Royal Dutch Shell y de Statoil, confirmaron que son investigadas. La CE confirmó anoche que sus inspectores efectuaron visitas a empresas sospechosas de haber ”conspirado para facilitar precios distorsionados a una agencia de precios, para manipular el precio público de varios productos de petróleo y biodiésel”. Estas distorsiones, según la CE, pueden tener ”gran impacto” en los precios del petróleo y la compra y venta de productos refinados y biodiésel, y pueden ”perjudicar al consumidor”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here