Hoy se liberan más operaciones trabadas por el Dólar real estate

Aprobaría hoy ampliar a 220.000 UVA (unos u$s 150.000) la compra de divisas para viviendas únicas, que se habían frenado tras el decreto del 2 de septiembre. Las expectativas en el sector.

El sector inmobiliario aguarda con expectativas el anuncio que, entre hoy y mañana, haría el Banco Central para flexibilizar el importe en dólares que una persona puede adquirir para comprar una vivienda única. Algunos consideran que puede no sólo reactivar algunas operaciones frenadas, sino también producir un cambio en el ánimo de los vendedores, muchos de los cuales postergaron su decisión de cerrar operaciones para más adelante. Otros creen que, más que nada, resolverá el problema de las personas que habían escriturado, con crédito aprobado, pero no pudieron cerrar la operación, al no recibir los dólares del banco por la medida.

La actividad vive su peor año de la historia, en un contexto de fuerte incertidumbre y tras la fuerte devaluación del peso, en un mercado cotizado en dólares; la cantidad de operaciones están, incluso, por debajo de los años de cepo cambiario y la medida que limitó a u$s 10.000 la compra de moneda extranjera paralizó aún más al sector, afectando a las operaciones que estaban en curso.

«Toda medida con un viraje hacia algo positivo va a ayudar a alentar la compra de propiedades; hoy no hay otra alternativa mejor de inversión que el dólar ladrillo. Con la suba del dólar tras las PASO todos los negocios perdieron dinero, salvo las propiedades», comentó Alejandro Bennazar, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

«La decisión aliviaría muchísimo la inquietud que produjo la limitación a la compra de dólares, sobre todo a quienes venden. La venta se estancó, muchos prefieren no vender y postergan la decisión hasta ver qué sucede. Si se implementa el cambio, creo que reingresarían a la venta», opinó Bennazar.

LEÉR MÁS  La deuda que emite Hacienda es por u$s 1000 millones y $ 5000 millones

En tanto, Armando Pepe, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios, consideró que la medida no impactará tanto en el todo el mercado, ya que sería sólo para personas que adquieren viviendas únicas. Sí serviría para destrabar operaciones en curso que se frenaron con el decreto del 2 de septiembre. «De las 3000 escrituras de julio, 1400 fueron viviendas; no sabemos cuántas de ellas eran únicas. Por eso no es significativo para el mercado, pero sí es fundamental para quienes que tenían aprobados créditos, avanzado el trámite con el banco pero luego no pudieron cerrar la operación, porque el banco no les vendía los dólares», explicó Pepe. «El 2 de septiembre, cuando se fijó la medida, había 100 escrituras en la ciudad de Buenos Aires que no pudieron firmarse, porque no les vendían los dólares. En todo el país, suman 1070 o 1080 las operaciones sin cerrarse por igual motivo», precisó Pepe. Ahora, si el Banco Central libera el límite hoy o mañana, como está previsto, de los u$s 10.000 para personas físicas que adquieren viviendas únicas por hasta 220.000 UVA (unos u$s 150.000), se podrán cerrar esa transacciones.

Según Bennazar, «se estima que de 20% 25% de las escrituras que se firman son para viviendas únicas». Y fue más optimista. «Con u$s 150.000 en el país se pueden comprar muchas propiedades. En Buenos Aires se puede reactivar la venta de unidades chicas, de uno, dos y hasta, en algunos casos, tres ambientes; pero que calzan con otra operaciones por mayor monto, de quienes venden las más chicas», dijo.

LEÉR MÁS  Templeton reformula su cartera

Pepe, en tanto, aclaró que «ya no se toman créditos hipotecarios por el 80% del valor del inmueble, como en 2016, sino por importes más chicos, de u$s 30.000 a u$s 40.000 por operación, porque la gente sabe que los créditos UVA están complicados», con los cual el dinero podría ser utilizado para comprar viviendas más grandes.

Más allá del momento actual, Pepe dijo ser «medianamente optimista». Y agregó: «La incertidumbre política, económica y financiera es muy grande, la mayor que viví en mi vida. Desde agosto del año pasado el mercado inmobiliario viene en caída libre. Desde las PASO está paralizado. Seguimos apenas trabajando con las ventas de ‘registro civil’, de quienes se casan, se separan o tienen un hijo más y necesitan comprar. Pero sí vemos que hay gente que está saliendo de la bicicleta financiera o de los plazos fijos en pesos y está yendo a fideicomisos desde el pozo para la construcción de edificios, para preservar el capital. Es una buena noticia», dijo.

En julio, el número de escrituras de compraventa en la ciudad de Buenos Aires cayó un 27,6% interanual, según el Colegio de Escribanos porteño. Desde enero, acumula una baja de 47,6%, a 18.700, tras 14 meses consecutivos interanuales en retroceso y los números de agosto serían más bajos, tras las PASO. Se estima que 2019 podría cerrar en torno a las 30.000 operaciones y ser, así, el peor año desde que se relevan las estadísticas, incluso por debajo de los tiempos de cepo cambiario. Hasta ahora, con 33.700 escrituras, 2014 había sido el piso histórico en la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here