Después de intensas conversaciones, los acreedores externos, a saber: el Banco Central Europeo (BCE), la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Mecanismo Europeo de Estabilidad, finalmente concluyeron las negociaciones el martes temprano y sellaron un acuerdo.

Esto probablemente desbloqueará alrededor de 86 mil millones de euros de préstamos para Grecia. El acuerdo tiene que ser aprobado por el Parlamento griego antes de la reunión de ministros de Finanzas de la zona del euro el viernes.

Ello ayudaría a Atenas a pagar 3,2 mil millones de euros de deuda al BCE, el 20 de agosto.

Hay detalles menores todavía por resolver, dijo el portavoz del Ministerio de Finanzas, Theodoros Mihopoulos.

Los puntos clave del acuerdo son las metas de superávit primario y la forma de operar un nuevo fondo de privatización independiente. El acuerdo también esboza cómo hacer frente a sus préstamos en mora.

Se espera que el déficit primario sea del 0,25 por ciento del PBI este año, pero se volvería a un superávit de 0,5 por ciento el próximo año.

El Periódico Kathimerini informó que el proyecto de acuerdo incluye 35 acciones previas que debe llevar adelante Grecia antes de la liberación de los fondos. Las mismas incluyen la eliminación gradual de la jubilación anticipada, una revisión del sistema de bienestar social, los cambios en la fiscalidad de las empresas de transporte y la reforma de los tratamientos fiscales favorables para las islas.

La situación económica griega se ha deteriorado fuertemente durante los últimos 8 meses, por lo que la consolidación fiscal sigue siendo todo un reto en un país que está cansado de austeridad, expresó Peter Vanden Houte, economista de ING Bank NV.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here