El gobierno nacional y las cámaras empresarias que agrupan a las firmas que elaboran productos alimenticios, a las de higiene personal y a los supermercados, firmaron ayer un acuerdo por el cual se establece una administración sobre los precios de 175 productos de consumo masivo, que estará vigente desde el 1 de enero hsta el 31 de diciembre de 2014, y se aplicará en todo el país, lo que quiere decir que cada artículo tendrá un precio homogéneo en todo el territorio nacional. El convenio, de carácter voluntario, debería resultar, en los hechos, en que los precios de esos productos se mantengan estabilizados mientras se mantenga vigente, lo que desde el gobierno fue explicado como que los valores podrán modificarse siempre y cuando las causas que provocan los cambios sean aceptadas como válidas por las autoridades, caso contrario no se permitirá el incremento. En ese sentido, el gobierno ya avisó que contará con diversas herramientas para evitar la violación del acuerdo por parte de las empresas fabricantes y de los supermercados, para lo cual velará para que exista un abastecimiento normal de los productos incluidos en el acuerdo.

Si bien aun no se presentó la lista de los productos concretos que integran el convenio, ayer los funcionarios y empresarios resaltaron que se trata de 175 artículos de consumo masivo, entre los cuales habrá productos de los rubros alimentos (productos de almacén como harina, panificados, fideos; lácteos como leche, yogurt y quesos; cortes de carnes y pollo; verduras y frutas), bebidas (jugos, gaseosas y cervezas), limpieza, perfumería e higiene personal, que representan dos tercios del consumo habitual de los hogares argentinos.

Se espera que la lista que entrará en vigor el 1 de enero sea presentada el próximo lunes en un acto a realizarse en la Casa Rosada y al que asistiría la presidenta Cristina Fernández.

LEÉR MÁS  Antes de fin de año, China abrirá su mercado para la carne enfriada argentina

Asimismo, se anunció ayer que el listado incial de 175 productos se ampliará a 200, aunque no se especificó en qué plazo. Del mismo modo, se aseguró que en un futuro próximo habrá más acuerdos parciales que se sumarán al que se presentó ayer. Se mencionó específicamente el caso de la producción agraria. Los fabricantes que aceptaron integrarse al convenio suman 60, que han puesto a disposición del convenio un centenar de marcas. Al respecto, hay que tener en cuenta que la industria que provee de artículos de consumo masivo, como los alimentos y los de limpieza, está muy concentrada en pocos fabricantes. De ahí que con sólo 60 de ellos se logre una amplia cobertura de artículos.

Del lado de la comercialización, el acuerdo incluye a 1500 sucursales de las cadenas de supermercados. No es una cifra despreciable, más si se tiene en cuenta que para el relevamiento de la evolución de las ventas de supermercados de todo el país que realiza mensualmente, el Indec indaga en los movimientos de 69 cadenas grande y chicas que sumaron en septiembre pasado (último dato disponible) 2003 bocas de expendio. Es decir, el convenio se va a aplicar en el 75% de los establecimientos comerciales, aunque si las gestiones prosperan, las bocas de expendio incluidas en el convenio podrían multiplicarse con el ingreso de las asociaciones que representan a los autoservicios chinos, que suman más de 10 mil en todo el país.

LEÉR MÁS  El dólar cotiza estable

El acto en sí de ayer por la mañana duró poco. Los empresarios y los funcionarios estamparon sus firmas en los documentos que formalizan el acuerdo de precios. Este solo dato le da a este convenio un rasgo diferente respecto de los acuerdos anteriores generados durante la gestión de Guillermo Moreno en la Secretaría de Comercio Interior (cuyo último compromiso todavía está vigente y caduca el próximo 31 de diciembre)y que se caracterizaban por la ausencia de papeles o documentos escritos que los respaldaran.

En el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada se dieron cita el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, los ministros Axel Kicillof, de Economía, y Débora Giorgi, de Industria, el secretario de Comercio, Augusto Costa, y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. Del lado empresario estuvieron Alfredo Coto, de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU); Daniel Funes de Rioja (Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios, COPAL); Alberto Guida (Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayorista, CADAM); Guillermo Saraceno (Cámara Argentina de la Industria de Cosmética y Perfumería, CAPA) y Marcelo Armini, (Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios, FASA).

Tras el acto, Capitanich, Kicillof y Costa brindaron una conferencia de prensa en la que dieron detalles de los objetivos y los controles que piensan aplicar para que el acuerdo no sea desvirtuado.

El secretario Costa aclaró que se está terminando de consensuar la incorporación de los supermercados chinos y precisó que ”por las particularidades de su sistema de distribución, vamos a avanzar de una manera particular” con ese sector.

Por su parte el ministro Kicillof destacó: ”No es un congelamiento de precios” pues, explicó, ”los controles sin el concurso del sector privado no son exitosos y, en tal sentido, los argentinos tienen larga experiencia. Lo más trascendente, en ese caso, es que el acuerdo es voluntario, incluye un monitoreo y un alerta ante modificaciones y, lo más importante es que se asegura la distribución, a fin de que no se registren faltantes”.

LEÉR MÁS  Automotrices invertirán más de u$s90.000 millones para lanzar vehículos eléctricos

”Un acuerdo de estas características requiere de un diálogo permanente y revisiones periódicas”, dijo Kicillof, y agregó que un caso particular se da con las frutas y verduras, debido a su estacionalidad. También se refirió al relevamiento constante de costos, como la suba de insumos importados. El monitoreo será permanente junto el alerta temprana tanto de precios como de abastecimiento, precisó. Asimismo, Kicillof incluyó a los consumidores que ”son parte fundamental porque entre todos vamos a defender la mesa de los argentinos”, dijo.

El ministro advirtió que algunos precios se desordenaron y que ”se va a pedir que se retrotraigan a los valores anteriores”. Kicillof mencionó, además, las prácticas comerciales tramposas que este diario reflejó en sus ediciones del miércoles y el jueves pasados. ”No tiñan este acuerdo. Me refiero a cambios en los productos, que se reflejan en cambios en precios”, pidió.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que el acuerdo de precios es un convenio ”marco”, y adelantó que luego se firmarán ”acuerdos específicos” con los diferentes sectores para dar ”viabilidad y vigencia” al esquema. ”Para el gobierno es fundamental garantizar que se respete el precio, la calidad y la provisión de los bienes”, puntualizó Capitanich, y destacó: ”Vamos a trabajar mucho en el control fiscal y popular del acuerdo”. «

Infonews

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here