El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, firmó ayer una resolución que determina que a partir de ahora todo tipo de análisis en el negocio agrícola debe contar con el aval de ese ministerio.

”Dispónese que todo sistema, procedimiento o método de control, muestreo y/o análisis que se utilice en el comercio de granos para pesar, medir, mejorar, conservar y analizar los mismos, deberá contar para su implementación, con la previa autorización del Ministerio de Agroindustria”, destaca el Artículo 1 de la Resolución 140.

En tanto el segundo artículo establece que: ”Aquellos sistemas, procedimientos o métodos que se apliquen y/o exijan incumpliendo lo establecido en el artículo anterior serán considerados inválidos así como también las obligaciones que de ellos deriven”.

De esta manera, el Estado será quien fiscalizará el comercio de granos y no la multinacional cuya intención era realizar un test sobre la soja de los productores a fin de determinar si tenía el evento tecnológico de Monsanto. En caso de darle positivo, y si el productor no había pagado por ello, en el puerto la multinacional aplicaría un descuento directo sobre el grano.

”Esperamos que la aplicación de la resolución 140 sea el comienzo de una normalización del comercio de granos y el puntapié inicial para un proceso de orden y transparencia en el mercado de semillas que posibilite la incorporación de nuevas tecnologías, su debido pago, la inversión y el empleo”, celebró Confederaciones Rurales Argentinas en un comunicado.

De igual manera se expresó la Federación Agraria: ”Es un paso muy importante. Veníamos denunciando a la empresa en diferentes ámbitos y la Resolución adoptada por Agroindustria sienta un valioso precedente que deberán tener en cuenta la Secretaría de Comercio y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, donde hemos aportado nuevas y abundantes pruebas a la presentación que hiciéramos en 2014 contra Monsanto”, indicó la conducción federada al conocerse la noticia.

La resolución, que se conocerá en los próximos días en el Boletín Oficial, también representa un traspié para el sistema Bolsatech, que opera en el ámbito de la Bolsa de Cereales.

”En la resolución quedó claro que cualquier sistema que afecte el normal procedimiento del comercio de granos debe tener previa autorización del Ministerio de Agroindustria. De esta forma, quedan invalidados la Cláusula Monsanto y el Sistema BolsaTech, que desde esta entidad hemos denunciado en diferentes ámbitos y oportunidades”, sostuvo la Sociedad Rural Argentina.

” La solución al reconocimiento de la propiedad intelectual de la biotecnología debe venir de un fortalecimiento de los sistemas de control del comercio de semillas”, agregó SRA.

Así, ni uno ni otro sistema podrán regir esta cosecha de soja, que a pesar de haber arrancado está sufriendo graves consecuencias por las inundaciones.

El conflicto empezó cuando la multinacional Monsanto implementó un sistema, a través de la firma de una cláusula, para cobrar un canon por su tecnología Intacta en soja, resistente a Insectos.

Antes de obligar a Monsanto a desactivar los controles, Buryaile había intentado negociar con la multinacional y las entidades del campo pero cada paso fue en vano, por lo que eligió directamente esta vía. Las entidades venían exigiendo desde hace tiempo el fin de la llamada ”Cláusula Monsanto”.

Ahora, en la agenda oficial figura el envío al Congreso de una nueva Ley de Semillas que actualice la que está vigente desde 1974.

Ámbito Financiero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here