Estados Unidos volvió a comprar trigo argentino. Para hoy está previsto que parta desde la zona portuaria de Zárate, un barco con 23.494 toneladas del cereal local con destino a Wilmington, en Carolina del Norte. Es la tercera vez en el año que ese estado norteamericano compra trigo local.

Y la sorpresa no termina ahí, porque el buque que tiene anunciado su partida desde Argentina hacia Estados Unidos, también llevará 24.456 toneladas de harina de soja.

En el caso del trigo, que Estados Unidos adquiera cereal local es más que inusual, dado el carácter de fuerte jugador, tanto como productor como exportador, de ese grano que tiene el país que lidera Barack Obama.

La explicación se encuentra en que la liberación del comercio y el fin de las retenciones dispuestas por el gobierno de Mauricio Macri, y la fortaleza del dólar contra otras monedas fuertes del mundo, se combinaron para hacer que el trigo argentino resulte más barato que el de otras procedencias.

LEÉR MÁS  Rechazo y alerta por la suba en los alquileres

Esa fue la razón por la que Carolina del Norte compró trigo en enero pasado por 39.000 toneladas –que llegaron en dos embarcaciones entre medianos y fines de enero–. Y ahora vuelve a reforzarse con el tercer embarque del cereal, vendido por Molino Cañuelas, y hasta con la adquisición de harina de soja con el mismo destino, vendida por la firma Viluco.

Así, el panorama de diversificación de mercados para el trigo local, que se esbozó en el primer bimestre, tal como informó El Cronista en su edición del 29 de febrero último, parece consolidarse.

De acuerdo con el informe de buques anunciados para las próximas dos semanas, hay algo más de 1,05 millón de toneladas de trigo cargando o a cargarse hasta el próximo miércoles 30, con destinos que van desde Vietnam, Indonesia, pasando por Brasil, Filipinas, Ecuador, Tailandia, Egipto y , claro, Estados Unidos.

LEÉR MÁS  “Somos recaudadores y nos cobran comisión”

En ese marco, Brasil sigue siendo el principal comprador del cereal local.

No obstante, tras el cambio de gobierno local –fin de retenciones, devaluación del peso y apertura del comercio de granos de por medio– el principal socio del Mercosur redujo con fuerza sus compras a la Argentina, que pasó de tener en el primer bimestre de 2015 una participación del 89% del total de trigo importado por Brasil, al 48% en los dos primeros meses de 2016.

Entre enero y febrero últimos, de acuerdo con los últimos datos oficiales de la Comisión Nacional de Abastecimiento de Brasil (Conab), el gigante sudamericano subió 1,41% interanual sus importaciones totales de trigo. Pero en ese período, el vecino país compró 359.391 toneladas de cereal local, 45% menos que las 656.933 toneladas que había adquirido en enero-febrero de 2015.

LEÉR MÁS  Golpe al bolsillo: El GNC aumentó un 10%

Algunos analistas consideran que los problemas de calidad que presentó la campaña triguera local son en buena parte responsables por esa baja.

Otros, en tanto, apuntan a que la apertura de otros mercados y el factor precios son claves que contribuyen a la baja en la participación argentina en las compras totales brasileñas.

En ese marco, buena parte de lo que Brasil dejó de comprar a la Argentina lo adquirió en Paraguay, que multiplicó por siete sus exportaciones de trigo al gigante sudamericano en el primer bimestre. El precio promedio del trigo que Brasil pagó a Argentina fue de u$s 207 la tonelada, contra u$s 183 pagado a Paraguay.

Cronista Comercial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here