”En enero y febrero, pleno pico de remarcación tras la modificación del tipo de cambio, los precios se mantuvieron estables en La Salada”, indicó Castillo a Télam.

El dirigente empresario subrayó que ”la última semana de enero hubo una manipulación del precio del dólar, que derivó en una corrida contra el peso, con incidencia en muchos precios al consumidor, aún los que no tienen relación alguna con el mercado de divisas”.

Indicó que ”el resultado fue que este mes el nuevo índice de precios arrojó un 3,7 por ciento con respecto de diciembre, con un importante aumento en el rubro vestimenta”.

LEÉR MÁS  Según INDEC en Mendoza bajó el desempleo

Sin embargo, puntualizó que ”en Lomas de Zamora, uno de los partidos más populosos del Gran Buenos Aires, hay un enclave de estabilidad, que parece regirse con reglas propias, ajeno a los vaivenes de la macroeconomía”.

Así remarcó que ”la inflación interanual de La Salada se ubica entre 8 y 9 por ciento desde 2010, aproximadamente”.

Explicó que ”ese año, administradores y feriantes de Punta Mogote acordaron tomar algunos artículos como referencia, para poder comparar lo que ocurre en la feria, donde el productor vende al consumidor de manera directa, con el resto de los comercios, donde la intermediación se lleva la mayor parte”.

LEÉR MÁS  El BCRA venderá US$100 millones por día para frenar el dólar

Al respecto, precisó que ”el mismo jean de hombre que un año atrás costaba 95 pesos al público, hoy se vende a 108”.

Añadió que ”los guardapolvos blancos, por citar un artículo de alta estacionalidad, hace un año se vendían a 48 pesos y hoy se venden a 52, por debajo de los Precios Cuidados”.

”Y comprando tres unidades, el precio baja más todavía. O sea, en ese artículo la inflación fue cero. O los calzoncillos boxer de adulto, que se mantienen entre 25 y 30 pesos por unidad, según la calidad”, completó Castillo.

LEÉR MÁS  Mendoza: La provincia con la inflación más alta del país

A su criterio, ”probablemente, esa sería la inflación del país, si no hubiera posiciones dominantes en las distintas cadenas, que generan abusos, y pícaros que aumentan por las dudas o por expectativas, como les gusta decir a los economistas”.

Sostuvo que ”es una lástima que ni el INdEC ni las consultoras privadas vengan a medir los precios de La Salda”, y remarcó que ”los que sí miden son los consumidores, que vienen y vuelven a venir, porque sienten que su plata acá rinde más que en otro lado”.
Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here