Empleo y producción automotriz en caída

La fabricación, venta y exportación de autos nacionales no deja de caer. Mientras el gobierno anuncia pomposamente planes para producir más vehículos, las automotrices -entre las que se cuenta SEVEL de la familia presidencial- ya despidieron más de 2.000 obreros. Los vehículos importados se roban el mercado.

El Gobierno anunció en marzo de 2017 un plan orientado a producir un millón de vehículos en el 2023. Según el propio presidente, los objetivos del plan consisten en aumentar la producción y la generación de 30 mil puestos de trabajo en el sector automotriz. Un nuevo informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), demuestra que estas metas estuvieron muy lejos de cumplirse.

Las ventas a concesionarios en la industria automotriz crecieron considerablemente, representando un aumento del 34% si se compara el bienio 2014-2015 / 2016-2017. Una mirada apresurada podría inferir una relación positiva entre este indicador y el cumplimiento de los objetivos del gobierno. Sin embargo, cuando se observan las ventas a concesionarios de unidades fabricadas localmente, la evolución no es la misma: hubo una retracción del 4%. Del un total de 23.456 autos vendidos por mes en promedio entre 2014 y 2015, cayeron a 22.527 ventas mensuales promedio entre 2016-2017.

LEÉR MÁS  Caputo renunció al Banco Central

La caída en las ventas de autos producidos localmente, muestra correlación con respecto a la producción local: se pasó de producir 46.812 vehículos mensuales promedio en el bienio 2014-2015 a 39.372 en el bienio 2016-2017. Es decir que se manifiesta una caída del 16%.

A este escenario negativo se le agrega la caída de las exportaciones: de 24.409 autos mensuales en 2014/2015 se redujo a 16.650 en 2016/2017. Entonces, lo que explica el nivel de ventas general es el aumento de las importaciones, que pasaron de 27.674 unidades promedio en el bienio 2014/2015 a 44.356 unidades promedio en 2016/2017. Es decir, que la participación de las importaciones sobre las ventas totales al mercado interno se incrementó desde el 54% a 66% entre los periodos comparados.

Como es de esperar, el empleo también manifestó una evolución negativa en el sector, identificándose una destrucción de puestos de trabajo. En el rubro “fabricación de vehículos automotores”, los puestos de trabajo se redujeron en 2.104 puestos de trabajo entre 2015 y 2017. Mientras que para el segundo trimestre de 2015, el rubro contaba con 30.805 trabajadores registrados, para el segundo trimestre de 2017 el número desciende a 28.701.

LEÉR MÁS  Tinelli y su equipo de campaña: quiere ganarle a Vidal y si puede, sacarle la presidencia a Macri

Por todo lo expuesto, es posible concluir que son las importaciones las únicas que han sido potenciadas, sin ningún tipo de apuesta a la producción local, a pesar de las repetidas declaraciones de los funcionarios.

Así, el informe de CEPA permite concluir que los objetivos propuestos por el presidente asociado al crecimiento de la producción y creación de empleo en el sector automotriz están lejos de concretarse. Por el contrario, el incremento en las ventas se explica sólo por el crecimiento de las importaciones que acarrea graves problemas de restricción externa y dificultades de sustentabilidad de la rama.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here