El real estate impone un dólar ladrillo menor a $ 50

Cada vez que sube tanto el dólar, como ahora que el blue atravesó la barrera de los $ 60, se paraliza al sector del real estate. Para tratar de mover algo el alicaído mercado, los vendedores aceptan contra ofertas de hasta 20%, con lo cual surge un dólar ladrillo de menos de $ 50.

Esto lo confirma Reporte Inmobiliario, que el martes posterior a las PASO realizó una encuesta para medir las expectativas del sector sobre su futuro. La mayoría (el 58,1%) cree que los valores en dólares de las viviendas a estrenar y de las usadas disminuirán entre el 10 y el 20%.

Armando Pepe, presidente del Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires, agregó que hoy las contra-ofertas llegan hasta 18% menos de los valores solicitados y en función de la necesidad del vendedor son aceptadas.

Damian Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos, coincide en que la baja de precios para quienes necesitan vender son de un 15%, y pueden llegar hasta 20%: “Hay pocas transacciones, pues la gran mayoría espera a que pase el año electoral, tanto compradores y vendedores”.

El ex presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, Alejandro Bennazar, es otro de los que nota que quien necesita vender acepta contra-ofertas arriba del 10%.

Pablo Brodsky co-founder y CEO de Lugaren.com, incluso ve hoy contraofertas que llegan hasta un 30% del valor de la propiedad y en torno a un 70% de esas ofertas se cierran con quitas del precio pedido de entre un 10 a 15% de lo pedido.

Sebastián Cantero, el broker de real estate que lleva su nombre, advierte que los operadores hoy trabajan con una contra oferta, pero a su juicio deberían cotizar ya con una baja de entre el 15 y el 20%: “Las bajas son sustanciales porque no hay crédito, el dólar está disparado y tenes incertidumbre política y económica”.

Por su parte, el asesor inmobiliario Daniel Zampone señala que hoy hay menos demanda, “entonces manda la oferta, y los vendedores acceden a bajar hasta 20% según el precio al que se haya establecido”.

Mariano Sardáns, CEO de FDI, se refirió a una posible venezualización que existe en la psiquis de la gente, de lo que puede llegar a venir, lo que implica una incertidumbre tal que nadie quiera comprar un inmueble.

“Esto hizo caer el valor de reposición, al punto que si comparamos con Venezuela, ahí el metro cuadrado sale u$s 300″, comparó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here