El Indec desmiente a la UCA: la pobreza es del 4,7%

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) salió hoy al cruce de los datos publicados por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica, según los cuales hay más de 10 millones de pobres en argentina (una cifra cercana al 25%, aunque no fue precisada).

Según el Indec, la pobreza aún castiga a casi 450 mil hogares, en los que habitan cerca de 1,2 millón de personas, de acuerdo con la última medición difundida por el organismo hace dos meses y correspondiente al primer semestre de 2013, una cifra muy lejana a la publicada por la UCA.

Ese relevamiento -que no abarcó a todo el país, sino a los 31 principales aglomerados urbanos- señala que dentro del universo de pobres (4,7% del total de habitantes) se incluyen 367 mil indigentes, lo cual supone que aproximadamente una de cada 70 personas encuestadas (1,4%) padece el grado extremo del flagelo.

El informe de la UCA, llamado ”Heterogeneidades estructurales y desigualdades sociales persistentes”, se realizó en base a la Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) y arrojó, por ejemplo, que casi la mitad de los trabajadores tiene un empleo precario o hace ”trabajos de indigencia” y más de la mitad de las nuevas generaciones de adultos no está incluida del sistema de seguridad social.

”La marginalidad estructural no mejoró en la Argentina a pesar de años en los que el país creció a un ritmo de 8% anual. Se cristalizó la pobreza estructural, la imposibilidad de alcanzar niveles elementales de bienestar e integración social”, afirmó Agustín Salvia, investigador jefe del Observatorio.

LEÉR MÁS  INDEC dará a conocer la inflación de noviembre

Según el Indec, la pobreza aún castiga a casi 450 mil hogares, en los que habitan cerca de 1,2 millón de personas.
Otros datos del informe indican que cerca de 3 millones de personas están mal nutridas, una de cada 10 viviendas no tiene agua corriente y tres de cada 10 no posee cloacas. Por otra parte, precisa que el 37% de los jóvenes no termina la secundaria y el 20% no estudia ni trabaja, que el 12% de los niños de entre 5 y 17 años debe hacer alguna actividad laboral y dos de cada 10 hogares requieren asistencia pública, con un total de 23,5% que necesitan un programa de asistencia social permanente, y que uno de cada cuatro de estos 500.000 hogares tiene acceso al valor real de la canasta básica alimentaria.

Respuesta del Indec

Según el organismo estadístico oficial, los análisis de consultoras privadas que son citados en algunos medios de comunicación ”sustentan sus argumentaciones en datos parciales, cuando no erróneos, como los cálculos realizados sin mayor rigor estadístico sobre la evolución de los precios” y cruzan información (o percepciones) sobre la situación en áreas como vivienda, educación, tipo de inserción laboral y niveles delictuales, con similar falta de consistencia.

El Indec explica que su metodología para el cálculo de la Línea de Pobreza y la Línea de Indigencia compara “los totales de ingresos declarados por los miembros del hogar, con los ingresos estimados requeridos para la satisfacción de las necesidades de las personas”. Es decir, no se identifican necesidades no satisfechas, sino que se asume que los hogares cuyos ingresos son inferiores a esas líneas pueden ser caracterizados como “pobres” o “indigentes”.

LEÉR MÁS  Empresa canadiense producirá marihuana en San Juan

La línea de indigencia, en tanto, se establece a partir del valor monetario de una Canasta Básica Alimentaria (CBA), que representa los productos requeridos para cubrir un umbral mínimo de necesidades energéticas y proteicas de cada miembro del hogar.

A su vez, la línea de pobreza representa el valor monetario de una Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos añade otros bienes y servicios (salud, educación, etc.).

Mediante la aplicación de esta metodología se observa la persistente mejora, desde la situación más crítica de la historia, el primer semestre de 2003, con una invariable salida de personas de la condición de pobre (54% en aquel momento) o indigente (27,7%, diez años atrás).

Las mediciones del Indec sobre las canastas básicas alimentaria en noviembre pasado arrojó valores de 249 y 566 pesos mensuales por cada persona adulta, mientras que las estimaciones privadas elevan esas cifras en cuatro veces, como mínimo.

Al margen de esas distorsiones, organismos como la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), reconoció semanas atrás que la Argentina es, junto con Uruguay, el país de la región que más avanzó en la reducción de la pobreza en el último año.

Según ese análisis, los indicadores del país sobre personas afectadas por la pobreza se sitúan entre dos veces y media y once veces y media, por debajo de los niveles que exhiben en promedio las naciones sudamericanas más México

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here