El secretario de Comercio, Augusto Costa, aseguró ayer que durante los primeros siete meses se consolidó una tendencia en cuanto a la desaceleración de los precios y cargó contra referentes de la oposición política y determinados medios de comunicación, a los cuales responsabilizó de intentar ”generar alarmas” en cuanto a la evolución de los precios a través de ”mentiras, engaños e interpretaciones forzadas”.

Según consignó Tiempo Argentino, el funcionario explicó que en muchas ocasiones se difunden subas de precios puntuales en distintos productos que obedecen a cuestiones estacionales, que a posteriori se revierten (como en el caso de alimentos frescos o las bebidas) pero no se comunican de la misma manera: ”Un caso típico es el del tomate o la lechuga. Lo hemos experimentado hace pocos meses: el aumento de precio es amplificado por las usinas de desinformación, pero al momento de la restitución de equilibrio en el mercado, y la consecuente disminución de los precios, no merecen mayor atención”, recordó Costa.

LEÉR MÁS  El dólar alcanzó los $31 y el BCRA salió a vender 800 millones para frenarlo

En su edición de ayer, el diario Clarín publicó en tapa un artículo acerca del acelerado aumento de los precios de los alimentos, en una nota que desde el Palacio de Hacienda calificaron como ”plagada de errores e inconsistencias”.

”La desaceleración en la variación de los precios desde el mes de enero no sólo es reconocida por el INDEC (que pasó del 3,7% en enero al 1,4% en julio), sino también por todas las mediciones alternativas.

”En primer lugar, el ‘relevamiento’ propio del diario se realizó solo sobre cuatro supermercados, todos ubicados en la Ciudad de Buenos Aires, algo que carece de toda representatividad para determinar el nivel de precios de un producto y más todavía la evolución de los precios en general”.

”De esta forma –explicó Costa–, el mismo producto (por ejemplo 1 kilo de harina 000) pudo incrementar su precio entre un 14 y un 63%, según la vara con lo que se quiera medir. La ausencia de una metodología clara por parte del relevamiento de Clarín y otras entidades privadas, impide saber con exactitud cómo han obtenido esos valores.”

LEÉR MÁS  En un sólo día, el Central perdió más de 1.600 millones de dólares en reservas

Por otro lado, el secretario de Comercio graficó que los precios también varían significativamente entre cadenas de supermercados para un mismo producto de idéntica marca: a modo de ejemplo, la harina 000 de la misma marca cuesta más en Disco que en Coto. De esta forma, la suba del precio de este producto podría ser del 24 o del 34% anual; es decir que, dependiendo de cómo se realice la comparación, puede haber nada menos que 10 puntos porcentuales de diferencia.

”La desaceleración en la variación de los precios desde el mes de enero no sólo es reconocida por el INDEC (que pasó del 3,7% en enero al 1,4% en julio), sino también por todas las mediciones alternativas.

LEÉR MÁS  Dujovne: "No hay ninguna posibilidad de una mega crisis ni de default"

Incluso el índice opositor denominado ‘Congreso’, cuya metodología directamente no existe, muestra una desaceleración permanente desde enero hasta junio”, resaltó Costa, quien aseguró que este proceso puso en evidencia la falsedad de todas las predicciones que se pronunciaron en los primeros meses del año. Costa destacó que ”desde el mes de febrero, los precios de alimentos y bebidas mostraron una clara tendencia a la desaceleración y crecieron bien por debajo del promedio general.

Actualmente la situación se mantiene y la perspectiva es que se consolide esta dinámica. Entre otros factores, en este proceso inf luyó decididamente el programa Precios Cuidados, que al brindar una canasta de referencia representativa para los consumos habituales de los argentinos, contribuyó a la desaceleración de la variación de precios.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here