El gobierno inyectará $40 mil millones extra antes de fin de año

El gobierno nacional inyectará $ 39.952,5 millones más en la economía antes de fin de año, de acuerdo al Decreto 2.129, que amplía los gastos presupuestados para 2014 en base a los mayores recursos y con el objetivo de impulsar la economía a través de las asignaciones a los sectores de menores ingresos y de las reparticiones públicas. Ante un desempleo que repuntó y un consumo que, pese a los estímulos en términos de crédito y planes de cuotas, no logra levantar vuelo, la inversión pública puede ser una forma de mejorar los indicadores de actividad a través de desembolsos dirigidos a aquellos que tienen una mayor propensión a continuar la rueda de consumo, adelantó Tiempo Argentino.

Además, está previsto el pago de salarios en los rubros de Seguridad y Defensa, el Poder Judicial y se incorporarán 200 empleados a la Procuraduría General de la Nación.

La inversión social representa buena parte de los incrementos actuales. En su totalidad, el incremento será de $ 38.968 millones.
Una porción de este monto corresponderá a pago de salarios por $ 13.978 millones, de lo cual $ 5469 millones irán dirigidos a trabajadores de la seguridad y $ 3847 millones a defensa.

Sin embargo, una gran proporción se destinará a seguridad y desarrollo social: la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), recibirá $ 16.500 millones para ”atender el mayor gasto en Jubilaciones y Pensiones producto de la movilidad previsional y el nuevo régimen de regularización de deudas previsionales”, según indica el decreto. Otra parte de los incrementos en el gasto, de $ 1158 millones irá dirigida al PAMI. Estos gastos permitirán garantizar las transferencias a quienes perciban jubilaciones o pensiones contributivas y también se utilizarán al pago de Asignaciones Familiares y Universales por Hijo.

Las pensiones administradas por ANSES son aquellas que requieren contribuciones previas a menos que se realice una moratoria. Sin embargo, muchos de los argentinos que no tienen empleo en blanco, a menudo requieren pensiones no contributivas por vejez o invalidez. Para ello el Ministerio de Desarrollo Social tiene planificado un incremento del gasto de $ 3629 millones. Otros programas de esta cartera que tuvieron aumentos importantes fueron el de Seguridad Alimentaria por $ 1658 millones y el de Ingreso Social con Trabajo por $ 1756 millones. Finalmente, un ministerio que tendrá incrementos respecto de lo presupuestado es el de Salud, por un total de $ 289,5 millones, incluyendo transferencias a los hospitales Garrahan y El Cruce por $ 76,5 millones y $ 15,7 millones.

En el marco de la inversión productiva en Ciencia y Tecnología, el programa de formación de recursos humanos y promoción científica y tecnológica recibirá $ 146 millones, y otros $ 4643 millones para las Universidades Nacionales más $ 427 millones extra al Fondo Nacional para el Incentivo Docente y $ 200 millones adicionales se utilizarán para reforzar el Programa de Desarrollo de la Formación Tecnológica.

LEÉR MÁS  Fin de semana largo sin embargo las ventas cayeron un 4,5%

En este contexto, especialistas de la Argentina y el extranjero destacaron la importancia de robustecer el papel del Estado en la economía.

”Es absolutamente poco razonable bajar el gasto cuando el desempleo empieza a aumentar”, explicó Jan Kregel a Tiempo desde las Jornadas Monetarias y Bancarias 2014. ”No hay forma de que una reducción del déficit prevenga o resuelva una crisis porque esa operación no puede generar ingresos del sector privado. Cuando un gobierno gasta más, los individuos cobran más, y por lo tanto, después vuelven a consumir. Por políticas de ‘consolidación fiscal expansiva’ en Europa no logran repuntar el crecimiento”, explica el economista del Levy Economics Institute.

”El verdadero problema de la Argentina es externo, no de presupuesto, esto no es inflacionario”, sostuvo, por su parte, el economista de la Universidad Nacional de Luján y de Buenos Aires, Alejandro Fiorito, confrontando con quienes consideran que un mayor gasto lleva a más emisión, y más inflación.

Según indicó Fiorito, ”una política expansiva no va a lograr crecimiento en este momento, pero al menos el país se va a mantener estable”. En este sentido, el experto reiteró en este contexto su preocupación por los efectos sobre el sector externo: ”Es probable que esto aumente las importaciones. Si no conseguimos los dólares por la vía comercial, lo vamos a tener que conseguir por la cuenta capital, ya sea con préstamos institucionales, swaps, inversión extranjera o desincentivando la tenencia de dólares en manos de privados. Después vamos a tener que hacer alguna política estructural para poder repagar con exportaciones.”

En cambio, el director del Centro de Estudios Scalabrini Ortiz (CESO), Andrés Asiain le quitó dramatismo al aumento de la partida presupuestaria sobre el sector externo: ”Es gasto que va a jubilados que invierte en productos de consumo que tienen poco efectos sobre las importaciones y una propensión a consumir más grande. El impacto es mucho menor que un programa como Procreauto.” Asiain destacó el efecto ”redistributivo del ingreso para los más pobres, y equitativo regionalmente. Esto permite compensar la pérdida de poder adquisitivo de las jubilaciones y las pensiones frente a los aumentos de precios. Es claro que va a ser bastante efectivo.”

Por otro lado, en el decreto de ayer se concretaron algunas reducciones presupuestarias. Por ejemplo, la partida del Ministerio de Economía se achicó $ 3900 millones, de los cuales $ 3000 millones corresponden al plan Gas. También hubo un recorte de $ 140 millones en el Ministerio de Industria, correspondiendo $ 110 millones a beneficios que estaban dirigidos a la industria automotriz). En este mismo sentido, se achicó el presupuesto de Interior y Transporte en $ 300 millones. Lo mismo ocurrió en Planificación, cuya partida se redujo en $ 2300 millones. Por otra parte, se destinarán $ 9438 millones al segmento de compromisos externos, de los cuales $ 2500 millones corresponden a pagos de deuda externa. En suma, el objetivo central del gobierno apunta a incorporar más dinero a partidas que resultan vitales para favorecer la motorización de la economía y recuperar los niveles de empleo con políticas públicas proactivas.

LEÉR MÁS  Paso a paso: ingresá a la nota y tramitá tu CUIT

El eje de 2015 también será social

El gobierno nacional promulgó ayer la ley 27.008, por la cual se aprobó el Presupuesto de la administración pública para 2015, que prevé ingresos corrientes por casi $ 1,3 billones y gastos por $50 mil millones adicionales, mayoritariamente –casi 59%– correspondientes a partidas de áreas sociales. El Ministerio de Trabajo tendrá un aumento de partidas significativo (27,8%), dado que allí se contempla la moratoria previsional (para incorporar a casi medio millón de nuevos jubilados), la Asignación Universal por Hijo, planes sociales y aumento de los haberes previsionales. En Desarrollo Social los recursos rozarán los $ 70.000 millones con un aumento de 29,9%, mientras que para la deuda pública el gobierno destinará $ 96.400 millones, con un crecimiento de 14,9% interanual. En tanto, para las áreas de Defensa y Seguridad se destinarán casi $ 69.000 millones. Además, para el 2015 se destinarán alrededor de $ 15.000 millones extras para el plan de viviendas Pro.Cre.Ar, que según indicó el titular de la ANSES, Diego Bossio, permitirán acumular fondos por $ 83.000 millones para finalizar los dos tercios de las 200 mil soluciones habitacionales previstas.

Reasignaciones 

Inyección a la economía: el gobierno inyectará $ 39.952,5 millones en la economía antes de fin de año, según el decreto 2129, de los que $ 38.968 millones corresponden a programas sociales: salarios, jubilaciones y coberturas diversas.

Inversión social: la ANSES recibirá $ 16.500 millones para “atender el mayor gasto en jubilaciones y pensiones producto de la movilidad previsional y el nuevo régimen de regularización de deudas previsionales”.

PAMI: el organismo recibirá $ 1158 millones que tendrán como destino ofrecer mayores transferencias a quienes perciban jubilaciones o pensiones contributivas.

Desarrollo Social: este ministerio recibirá $ 3629 millones para el pago de pensiones. El programa de Seguridad Alimentaria recibirá $ 1658 millones y el de Ingreso Social con Trabajo otros $ 1756 millones.

Hospitales: la cartera de Salud recibirá un total de $ 289,5 millones, lo que incluye las transferencias a los hospitales Garrahan y El Cruce por $76,5 millones y $ 15,7 millones, respectivamente. La reasignación de partidas incluye a universidades, ciencia y tecnología y el fondo de incentivo docente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here