El Gobierno colocó con éxito en el mercado internacional títulos de deuda por 9.000 millones de dólares, lo que representa casi un tercio de las necesidades de financiamiento previstas para el corriente año, informó hoy el Ministerio de Finanzas.

La cartera que conduce Luis Caputo destacó que las tasas pactadas “son las más bajas de la historia de Argentina” y que los plazos de colocación fueron a 5, 10 y 30 años.
Del total colocado, 1.750 millones de dólares correspondieron a los títulos a 5 años de vencimiento con una tasa de 4,625% anual.

En tanto, con el bono a 10 años se obtuvieron 4.250 millones de dólares, con un rendimiento de 6% anual. Por último, a través del título a 30 año de plazo se tomaron 3.000 millones de dólares, con un rendimiento de 6,95%.
“Estas tasas son las más bajas de la historia para Argentina para emisiones en dólares en el mercado internacional, y representan una baja de 100 puntos básicos en relación a las tasas pagadas en la emisión de bonos similares concretada en enero 2017”, destacó el Ministerio de Finanzas a través de un comunicad de prensa.

LEÉR MÁS  El economista Kiguel dice que la inflación tardará entre 4 y 10 años en bajar

La demanda por los bonos argentinos totalizó 21.400 millones de dólares, lo que superó en 2,4 veces el monto final colocado. Las ofertas fueron realizadas por más de 450 inversores de Estados Unidos (46% del total), Europa (35%), Asia (11%) y otras regiones (8%).
La colocación estuvo a cargo del Citigroup, Deutsche Bank Securities, HSBC, BBVA y Santander.

Si bien durante la víspera comenzó a circular la versión sobre la posibilidad de que la Argentina saliera hoy al mercado internacional a buscar financiamiento, la operación tomó por sorpresa a una parte importante de los operadores, reconocieron los especialistas.
La decisión de concretar buscó aprovechar la quietud en el mercado luego de las fiestas de Navidad y Año Nuevo y aprovechando que la Reserva Federal de los Estados Unidos no volvió a retocar sus tasas, lo que afectaría a países emergentes como la Argentina.
El ministro Caputo dijo que en el Gobierno “estamos muy satisfechos con esta nueva emisión, ya que logramos, una vez más, bajar significativamente nuestro costo de financiamiento con las tasas más bajas de nuestra historia”.
“Esto demuestra que los inversores ven con mayor entusiasmo y confianza la situación económica y política del país”, subrayó el ministro.
Este financiamiento cubre aproximadamente una tercera parte de las necesidades previstas para el 2018, de U$S 30.000 millones.
Caputo dijo que estos U$S 9.000 millones son equivalentes a “mas del 50% de las inversiones en infraestructura que están contempladas en el presupuesto de este año y que tan necesarias son para el desarrollo de nuestro país”.
La semana pasada, el ministro había adelantando que el Programa Financiero para este año alcanzará a los u$s 30.100 millones, y que en 2019 descenderá a u$s 26.100 millones, en base a las proyecciones de financiamiento relacionadas con la necesidad de cubrir el déficit fiscal.
Además, Caputo destacó la intención de su cartera de “incrementar el financiamiento en el mercado interno para ir reduciendo la dependencia externa”.
El funcionario consideró que “este nivel de endeudamiento es sostenible”. En la actualidad equivale al 28,5% del PBI, un porcentaje considerado “muy bajo respecto a los países emergentes o de nuestra región”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here