Telefónica España acordó el aumento de su participación accionaria en Telco, el máximo accionista de Telecom Italia (dueña de Telecom Argentina), y prendió la alarma en el gobierno nacional. Las autoridades argentinas evaluarán la operación para ver si implica una violación a los estándares de competencia y transparencia de la actividad de ambas compañías en el país. ”Vamos a analizar si con el cambio se violan las condiciones de equilibrio acordadas en 2010. Si hay irregularidades vamos a tomar las medidas que correspondan, les vamos a estar arriba de la nuca como estuvimos desde el principio”, indicaron fuentes oficiales a Tiempo Argentino.

Según la prensa italiana, cuando finalice la operación se disolverá Telco y Telefónica controlará el 22,45% de Telecom Italia, con lo que se convertirá en principal accionista, ya que el capital de Telecom Italia está muy dividido. Además de Telco (22,4%), están presentes inversores institucionales extranjeros (un 46,99%) y ”otros” inversores italianos, con el 19,42 por ciento.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, instruyó a la Secretaría de Comunicaciones (SECOM) y a la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC) para que avancen con el análisis de toda la información disponible sobre el aumento de la participación de la española hasta el 66% en su par italiana. Aunque mantendrá el derecho a voto por su anterior participación (46%), el acuerdo podría romper los compromisos que las dos empresas tuvieron ante el Estado nacional en 2010.
En ese entonces, Telefónica de España, sus socios en Telco (Intesa San Paolo, Assicurazioni Generali y Mediobanca) y Telecom Italia se comprometieron a observar conductas que limitaran el control de la empresa española respecto de la posibilidad de que aumente su poder de mercado en la Argentina a través de las divisiones locales tanto de Telefónica como de Telecom.
El acuerdo aclaraba que cualquier cambio debía ser procompetitivo y ser aprobado expresamente por el gobierno argentino.
”Si afecta lo pactado el país se va a retirar del acuerdo y va a empezar a ver qué medidas tomar, tanto por la vía institucional como por la vía judicial”, indicaron a este diario fuentes del gobierno nacional con conocimiento del tema. La idea oficial es muy clara, desde el principio se vieron los movimientos en este sentido con malos ojos, y no se le va a dar a Telefónica un espacio para tener una operación monopólica en Argentina. ”Vamos a estar con los tapones de punta. Ya nos peleamos dos años seguidos en su momento y no vamos a dudar en hacer cumplir las normas”, explican, y apuntan que en Argentina tienen más reglas que cumplir que en Brasil, el otro país afectado por el acuerdo.
La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), que también forma parte de la investigación, tendrá una responsabilidad central a la hora de ver si hay o no violación del acuerdo. ”No se va a prejuzgar, el acuerdo se cerró anoche (por el lunes) en Milán y hoy se dieron los rasgos grandes. Cuando tengamos los detalles vamos a saber cómo avanzar, y para eso nos vamos a poner a investigar con extrema rigurosidad qué significa esta operación que se concretó en Italia”, indicó el funcionario a Tiempo Argentino.
Según el acuerdo, la operadora española desembolsará un total de 748 millones de euros en dos tramos, un primer tramo que ya ha realizado de 324 millones por aportes de capital de Telco y un segundo de 424 millones por la suscripción de un bono. Además, Telefónica se reserva la opción de adquirir hasta el 100% del capital de Telco, lo que de concretarla derivaría en que podría alcanzar una participación máxima con derecho de voto en Telco hasta del 65,9 por ciento.
La reacción de los mercados arrojó una suba del 5% en la Bolsa de Milán y una baja del 0,7% de las acciones de Telefónica. En tanto, en la Bolsa porteña, Telecom Argentina –empresa desde la que sostuvieron ”no poder responder por las decisiones de los accionistas de afuera– cayó un 0,57 por ciento. «

LEÉR MÁS  Alerta en la FEM por la suba en los alquileres

Un caso en estudio

Acuerdo: en 2010 el gobierno había llegado a un acuerdo con Telefónica de España y Telecom Italia para evitar que se conforme una actividad monopólica en el país a través de los cambios accionarios en Europa.
Alarma: Telefónica de España aumentó su participación en Telco, la principal accionista de Telecom Italia, con lo que podría acentuar su control sobre las divisiones locales de las empresas de comunicación.
Investigación: ahora el gobierno nacional avanzará con investigaciones desde la Comsión Nacional de Defensa de la Competencia y el Ministerio de Planifación para conocer con certeza qué implica realmente el cambio de manos de las acciones.
Medidas: si efectivamente se viola el acuerdo, el gobierno se retirará y avanzará con las medidas correspondientes por la violación de la competencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here