El Gobierno elevó los valores mínimos a partir de los cual deben abonar el impuesto a los denominados bienes de lujo los compradores de motocicletas y de embarcaciones para recreo o deportes.

La medida fue adoptada mediante el decreto 22014, publicado en el Boletín Oficial con las firmas de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner; del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y de los titulares de las carteras de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi.

En el caso de las motos, la norma determinó la exención del gravamen para aquellas operaciones cuyo precio de venta, sin considerar impuestos, incluidos los opcionales, sea igual o inferior a 28 mil pesos. Entre esa suma y 50 mil pesos, la alícuota será de 30% y los montos superiores estarán gravados con una tasa de 50%.

Hasta ahora la exención regía para sumas iguales o inferiores a 22 mil pesos y se fijaban alícuotas de 30% para valores que llegaran hasta 40 mil pesos, y de 50% para sumas superiores.

Las modificaciones en las alícuotas se mantendrán hasta el 31 de diciembre de este año
En lo que respecta a las embarcaciones, se elevó de 100 mil a 125 mil pesos el precio de venta (sin considerar impuestos) a partir del cual se aplica el gravamen. Aquellas operaciones cuyo valor, incluidos los opcionales, sea mayor a 125 mil pesos y hasta 220 mil, deberán tributar una tasa de 30%, mientras las sumas superiores pagarán 50%.

Previamente al decreto la escala consideraba alícuotas de 30% para embarcaciones con precios de ventas de entre 100 mil y 170 mil pesos; y de 50% para montos superiores. El decreto señala en sus considerandos que se tuvo en cuenta ”la capacidad contributiva de los consumidores” y que se propende a ”una mayor equidad tributaria”.

El decreto justifica luego las modificaciones en ”razones de política económica” y señala que la vigencia de la medida se extenderá hasta el próximo 31 de diciembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here