El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió hoy que el fallo del juez Thomas Griesa contra Argentina en la causa presentada por fondos buitre podría tener ”fuertes implicancias” para futuras ”reestructuraciones de deuda soberana”, en sintonía con la postura presentada por el gobierno en la causa que se sustancia ante la Corte de Apelaciones de Nueva York.

Por su parte, el Citibank también salió a cuestionar el método de pago a los fondos buitre que contempla el fallo en cuestión, al considerar que los pagos a acreedores del canje no son embargables, porque están fuera de jurisdicción.

El banco, en una presentación girada al propio Griesa, solicitó que ”clarifique la situación”, ya que ”si la interpretación del juez fuera distinta, (esto) le traería perjuicios importantes” a la entidad, así como un eventual ”grave riesgo regulatorio, civil y penal por obedecer una orden judicial que no se reconoce como válida en la Argentina”.

Al respecto, el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino, consideró ”impensable que un juez en Estados Unidos pueda decirle a una entidad bancaria argentina, regulada y sometida al derecho argentino y al control del Banco Central, si puede o no cumplir con las obligaciones que tiene con sus clientes”.

En tanto el FMI, a través de un informe elaborado por los departamentos de Legales, Monetario y de Mercado de Capitales, advirtió que un aval al fallo del juez Griesa ”podría probablemente dar a los tenedores de bonos que no ingresaron al canje mayor ventaja (que al resto) y hacer el proceso de reestructuración más complicado”.

En ese sentido, en un documento difundido hoy por el FMI bajo el título ”reestructuración de deuda soberana y las implicancias para el marco legal y político del organismo”, mencionó que por un lado, ”al permitir a los holdouts interrumpir el flujo de pagos a los acreedores que participaron en la reestructuración, las decisiones (de la justicia estadounidense) probablemente desalentarían a los acreedores de participar en una reestructuración voluntaria”.

El organismo se refirió de esta forma de modo explícito al fallo del juez Griesa en el que determina que los fondos girados por Argentina para el pago a los tenedores que ingresaron al canje puedan ser tomados para cumplir con los reclamos de los fondos buitre.

Al respecto, el FMI sostuvo que ”al ofrecer a los holdouts un mecanismo para sacar la recuperación fuera de un intercambio de deuda voluntario, las decisiones incrementarían el riesgo de que los holdouts se multipliquen y que los acreedores, que de otra manera están inclinados a acordar una reestructuración, puedan ser menos proclives a hacerlo debido a los problemas de equidad que puede generar una medida de este tipo”.

Fuentes del organismo indicaron que para elaborar el documento no consultaron a la Corte de Apelaciones ni a Griesa, y que este documento no busca entrometerse en el caso argentino sino plantear lo que ocurriría en el sistema general.

El Fondo dedicó una sección a cómo ”superar el problema de la acción colectiva”, y otro apartado respecto al proceso ocurrido hasta ahora con los reclamos en la justicia neoyorquina de los holdouts que optaron por no ingresar al canje de deuda encarado por Argentina en 2005 y 2010.

Asimismo, bajo el título ”desarrollos recientes en una larga odisea de litigios relacionados con Argentina, podrían tener implicaciones para las reestructuraciones de deuda soberana”, el FMI detalló el proceso que está siendo llevado adelante en la Corte de Apelaciones de la Gran Manzana respecto a las posibles consecuencias de que la interpretación de la cláusula ‘pari passu’ -tratamiento igualitario a los acreedores- por parte de la Corte Distrital, sea ratificada.

Si eso ocurre, ”prohibiría a la Argentina de realizar pagos en sus bonos reestructurados salvo que abone en su totalidad el capital e intereses adeudados y vencidos sobre las demandas no reestructuradas originales”, señala el organismo.

A lo que agrega que la decisión de la Corte Distrital, a su vez ”prohibiría al fiduciario y otras partes involucradas en la cadena de pago, de distribuir cualquier pago a los tenedores de bonos a menos que los holdouts cobren simultáneamente en su totalidad”.

El ”paper”, elaborado con el fin de ”revisar la reciente aplicación de las políticas y prácticas del Fondo en reestructuración de deuda soberana”, mencionó además que ”el impacto” de las decisiones del caso de Argentina en la justicia norteamericana, ”ya está siendo sentido” en otros países del mundo.

Así, ”en respuesta a las decisiones de Argentina, Belice declaró explícitamente en febrero de 2013 oferta de canje de deuda así como la legislación que autoriza los términos de los bonos intercambiados que la cláusula ‘pari passu’ en los bonos reestructurados, no requiere que Belice pague todos los productos de su deuda pública en una base imponible, para prevenir la estrategia de los holdouts empleada contra Argentina y para mitigar los riesgos de litigios”, señala el documento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here