El congelamiento de precios de combustibles «frenó» la caída de las ventas

El congelamiento de los precios de los combustibles decretado por Mauricio Macri contribuyó a “frenar” la caída en las ventas de naftas y gasoil, aunque la demanda sigue golpeada y se mantienen las denuncias por desabastecimiento de las estaciones de servicio “blancas”.

Según datos de la Secretaría de Energía, recopilados por la confederación de estacioneros, el despacho de combustibles en septiembre creció un 4,9% frente a igual mes de 2018. Pero en la comparación con agosto, el sector registró una caída del 0,25%, aún en el contexto de congelamiento de precios vigente hasta el 14 de noviembre.

La caída interanual merece una aclaración: desde hace tres años que los septiembre son meses de fuertes aumentos de precios. “Septiembre fue el mes que más veces y mayores aumentos concentró: hubo cuatro subas que acumuladas superaron el 20% (se aplicaron dos fuertes aumentos a principio y fin de mes, cercanos al 10% en cada caso. Además hubo incrementos por la suba en los precios de los biocombustibles y una actualización del Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL), que se ajusta trimestralmente según índice de inflación del INDEC) ”, remarcaron desde Cecha. A esto se agrega que a fines de agosto y durante ese mes se produjeron importantes correcciones en el precio del dólar.

LEÉR MÁS  El costo de la construcción aumentó 4,2% en octubre

Ventas de combustibles totales en septiembre:
2017: 1.379.685 m3
2018: 1.287.888 m3
2019: 1.350.985 m3.

“El congelamiento aplicado desde mediados de agosto, si bien no incentivó un mayor consumo, al menos estaría contribuyendo a frenar la caída que sucedía mes a mes previo al DNU 566/2019”, destacaron de las entidad que reúne a más de 4.800 estaciones de servicio de todo el país.

En el noveno mes del año, el gasoil subió 8,14% interanual; 3,97% para el diesel premium; 3,11% la nafta súper; y 3,7% la nafta premium, lo que arrojó el índice general positivo de 4,9%.

El presidente de Cecha, Gabriel Bornoromi, aseguró que «el incremento de la demanda en el noveno mes del año podría haber sido muy superior. Y si bien no hubo aumentos de precios, hay a raíz del congelamiento dispuesto desde agosto por el Gobierno cupo para las estaciones de bandera y desabastecimiento para las blancas, y ese fenómeno actuó como contención de la demanda».

En cuanto a la distribución de combustibles líquidos por banderas, YPF mantuvo 53,6% del mercado; seguida de Shell, 21,04%; Axion 14,17%; Puma, 5,27%; Dapsa, 2,43% y Refinor, 1,89%. El año pasado YPF tenía poco más del 56% del mercado.

LEÉR MÁS  La ley de Semillas corre peligro de perder estado parlamentario

Siguen las quejas por el desabastecimiento de las estaciones “blancas”
La semana pasada, las estaciones de servicio alertaron que unas 1.000 pymes propietarias de bocas de combustibles sin bandera o “blancas” están sufriendo desabastecimiento de combustible a partir del congelamiento de precios, mientras que las vinculadas a las petroleras enfrentan cupos que limitan sus ventas.

“Hacia adelante se espera que el consumo de gasoil vaya aumentando con motivo del comienzo de la campaña gruesa, de siembra de soja, maíz, sorgo y girasol. Sobre este punto la cuestión es que las estaciones de servicio reciban de sus respectivas petroleras o distribuidores la provisión de producto requerida”, afirmaron desde la Confederación, según supo Ámbito.

En este, marco las federaciones y cámaras asociadas a Cecha mantienen sus reclamos y solicitaron a la Secretaría de Energía que “intervenga” en los caso de restricciones inmotivadas, a fin de alcanzar el normal abastecimiento de todos los establecimientos de expendio de combustibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here