Según consignó Tiempo Argentino, el pasado jueves en el Sheraton Hotel de Buenos Aires, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) organizó un evento en el que expusieron los referentes económicos de los principales candidatos a presidente para las próximas elecciones.

Allí se presentaron Rogelio Frigerio como asesor de Mauricio Macri, Miguel Peirano por el espacio liderado por Sergio Massa y Silvina Batakis actual ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires y referente de Daniel Scioli.

Uno de los ejes más debatidos durante la jornada estuvo determinado por la situación de la competitividad de la industria, las economías regionales y el conjunto de la economía nacional en un contexto internacional de fortalecimiento del dólar y de devaluaciones de las monedas de los principales países socios comerciales de la Argentina, en particular la situación que atraviesa nuestro vecino Brasil.

”Lo que necesita Argentina es equilibrar esta estructura productiva asimétrica. Cuando logremos de alguna forma equiparar este desequilibrio estructural productivo, vamos a poder llegar a este tipo de cambio de estabilidad que tienen mucho países del mundo”.

En ese contexto los referentes económicos del PRO y el Frente Renovador apuntaron sus críticas hacia las restricciones comerciales y del mercado cambiario, a través de las cuales el gobierno busca administrar la balanza comercial, las reservas y la disponibilidad de dólares para el funcionamiento de la economía en un contexto de fuerte restricción externa.

Con matices, tanto Rogelio Frigerio como Miguel Peirano coincidieron en la prioridad de desmontar las restricciones y proceder a una nueva devaluación de la moneda como vía para recuperar la competitividad.

El eje de la exposición de Rogelio Frigerio estuvo centrado en la ”recuperación de la confianza” de la economía y los actores económicos.

A la hora de enumerar los problemas de la Argentina Frigerio puntualizó la ”falta de dólares” (acceso al crédito internacional), ”la inflación” y ”el retraso cambiario”.

Para eso explicó que ”es necesario wnormalizar el mercado cambiario y quitar el impuesto a las ganancias sobre salarios de mil dólares”. Vale recordar que los salarios que son alcanzados por ese impuesto son aquellos que superan los 15 mil pesos, lo que indica en forma implícita que, para Frigerio, el valor real de dólar hoy es de 15 pesos.

LEÉR MÁS  El dólar cotizó casi sin cambios a $17.78

Además se preguntó ”¿cómo no se va a poder salir del cepo cambiario?, lo aberrante es tener un cepo cambiario y tener que subsidiar al turismo en el exterior y al dólar ahorro”. En esa expresión, nuevamente dio a entender que el dólar tarjeta (hoy a $ 11,96) y el dólar ahorro (a $ 10,63) se encuentran por debajo del valor que debería tener el dólar. Ni hablar, claro, del oficial que se ubica en $ 8,86.

Para Frigerio, entonces, el dólar ilegal, hoy en $ 12,38, es un piso de donde debería ubicarse el valor oficial una vez ”normalizado” el mercado de cambios.

Explicó además que alcanzan ”tres días” para ”terminar con las restricciones del comercio exterior”.

El economista del PRO al defender la eliminación del ”cepo” apuntó contra ”los que critican esta política de normalizar la macroeconomía son los que vienen de llenar de pesos al país que terminan buscando dólares para financiar el déficit público”, en clara alusión a la política de emisión monetaria del BCRA que, en gran parte, sirve para financiar el gasto público y que, para los economistas ortodoxos y neoliberales, representa el origen de la inflación.

Más sincero y directo, Miguel Peirano, en diálogo con la prensa, reconoció que ”existe un atraso cambiario. Es necesario retirar paulatinamente las restricciones con un plan ordenado para salir bien. Para llevar el dólar con una política administrada a un valor más bajo que el del dólar paralelo pero mejor que el tipo de cambio actual, probablemente un valor intermedio.”

A pesar del impacto sobre los precios que una devaluación de esa magnitud tendría, Peirano aseguró defender que ”la Argentina no vaya a una política de ajuste que potencie los problemas económicos y explicó que las devaluaciones sin un plan son atajos destinados a fracasar”.

Para el referente de Sergio Massa, de lo que se trata es de ”volver al esquema de mediados de la década anterior, donde se administraba el tipo de cambio pero sin restricciones y con un plan estratégico. Así se lograron los superavits gemelos”.

LEÉR MÁS  Repunte de la construcción en Mendoza: aseguran que se crearon 2 mil nuevos empleos

Claro que el economista soslayó el hecho de que, en aquel entonces, la economía nacional no enfrentaba los cuellos de botella que le impone la restricción externa actualmente, el déficit energético y la creciente demanda de divisas por el crecimiento sostenido de la industria y la producción. Además, claro, de que todavía no había estallado la crisis financiera internacional y existía un cuadro de crecimiento global que no es lo que ocurre en la actualidad.

Miguel Peirano reconoció como un acierto de la última década la política de desendeudamiento que plantea ”muy bajos perfiles de deuda para los próximos años que permiten tomar deuda para las obras de infraestructura necesarias ”, propuso. Con todo, rechazó la posibilidad ”de un endeudamiento masivo”, porque ”el neoliberalismo fracasó en Europa”. Para Peirano su programa se referencia en el hecho de reconocer que la economía atraviesa problemas que no se reconocieron a tiempo y que deben ser resueltos: ”nos definimos por la necesidad de promover cambios y de alejarnos de los modelos neoliberales. Con Macri no coincidimos con el tema de los holdouts. No hay que tomar ni el atajo del endeudamiento ni con la lógica de sobreseñales a los mercados internacionales.”  

El referente del PRO, por su parte, fue muy claro a la hora de explicar su política para promover ese ”shock de confianza” que cree ”las condiciones iniciales para abordar los verdaderos problemas de la economía nacional”.

Luego de criticar el monto del gasto público y bregar por la disminución de la presión tributaria sobre ”personas y empresas” remató señalando que ”necesitamos dirigentes que hagan oídos sordos a los cantos de sirena del populismo”.

Se trata de un llamado a resistir a como de lugar el costo político del ajuste que pretenden imponer como base de ese ”shock de confianza”.

Por su parte, la ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, Silvina Batakis, rechazó la política de sus colegas, señalando que ”es irresponsable asegurar que se puede eliminar el cepo de un día para otro, hacerlo en un mes implicaría atraer capitales golondrinas que es lo que no queremos”, y explicó que ”si se le pregunta a determinado sector agropecuario y a cada una de las producciones agropecuarias cuál sería el tipo de cambio que prefiere, y después se le pregunta al sector industrial o al de servicios, uno se encuentra con muchos tipos de cambios”, graficó.

LEÉR MÁS  YPF firmó acuerdos por convencionales en Mendoza

La ministra explicó que ”lo que necesita Argentina es equilibrar esta estructura productiva asimétrica. Cuando logremos de alguna forma equiparar este desequilibrio estructural productivo, vamos a poder llegar a este tipo de cambio de estabilidad que tienen mucho países del mundo. Hasta no lograr eso será muy díficil lograr esa situación. Por eso el gobernador siempre plantea que es necesario lograr que se invierta más en la Argentina con un Estado con sus cuentas fiscales ordenadas”, propuso.

El reclamo de la CAME

La jornada organizada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa contó con la presencia y la coordinación de su titular Osvaldo Cornide.

En diálogo con la prensa, el dirigente empresarial explicó que ”ha habido una política industrial en la Argentina que ahora tiene dificultades cuyo orígen es internacional”.

El dirigente explicó que ahora ”hay un cuadro de recesión que ya acumula 15 meses de caída”, sin embargo, apuntó que existe ”optimismo para los próximos seis meses” originado en que esperan ”medidas de reactivación de la industria como la reducción de la presión impositiva que acumula cargas nacionales, provinciales y municipales y se promueva la generación de créditos a las Pymes entonces vamos a tener una reactivación del sector. Los bancos nunca han ganado tanta plata como ahora, tienen que ofrecer créditos”.

El titular de la CAME advirtió que, de todas formas, ”la institución declarará en alerta y crisis a un grupo de provincias y economías regionales que por los altos costos y por el tipo de cambio han quedado marginadas de la posibilidad de vender su producto”. En referencia a las provincias del NOA y del Alto Valle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here