Según comunicó la nueva directiva del banco liderada por el estadounidense John Cryan, el número de trabajadores a tiempo completo será reducido hasta 2018 de 103.000 a 77.000; además de separarse de la filial Postbank, el Deutsche Bank suprimirá unos 9.000 puestos de trabajo propios, agregó la agencia de noticias DPA.

El recorte de personal afectará principalmente a Alemania, donde se registrarán 4.000 despidos y se cerrarán 200 oficinas. Además, rescindirá 6.000 contratos con trabajadores externos, alrededor de 1/5 del total, sobre todo en el área informática, con la intención de tener un mayor control sobre este ámbito.

El Deutsche Bank también anunció que reducirá su presencia internacional y se retirará por completo de 10 países: Argentina, Chile, México, Perú, Uruguay, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Malta y Nueva Zelanda.

La reestructuración tiene por objetivo ahorrar unos € 3.800 millones en costes brutos y demandará gastos de entre 3.000 y 3.500 millones de euros incluidas las indemnizaciones por despido, sostuvo la agencia de noticias EFE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here