Desarrollo de Vaca Muerta: explican los nuevos incentivos para las empresas

Puntos a destacar en materia de negocios. Después de un año en el que perdió visibilidad por la crisis del petróleo, el Gobierno parece otra vez dispuesto a sacarle brillo a la formación neuquina Vaca Muerta, una gran fuente de recursos petroleros cuya extracción es de mayor complejidad que la producción tradicional y requiere, por ese motivo, mayores precios.
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, publicó ayer en el Boletín Oficial la resolución 46-E, que dispone la creación de un nuevo plan de estímulo a la producción de gas de Vaca Muerta.
En parte, es una continuación del Plan Gas, una creación del ex ministro de Economía Axel Kicillof, pero con dos diferencias importantes.
En ese caso se premiaba la mayor producción en cualquier yacimiento del país. Según indica el diario La Nación, ahora, las petroleras se llevarán el premio sólo después de presentar y cumplir un plan específico de inversión, que tendrá validez sólo en la formación neuquina.
En la práctica, la iniciativa oficial, que fue bautizada Programa de Estímulo a las Inversiones en Desarrollos de Producción de Gas Natural proveniente de Reservorios No Convencionales, garantiza una remuneración mínima para los nuevos proyectos gasíferos de Vaca Muerta (el aporte del Estado dependerá de su precio de venta).
Según la norma, las petroleras que se adhieran al plan recibirán un precio mínimo de US$ 7,5 el millón de BTU el año próximo, de US$ 7 en 2019, de US$ 6,5 en 2020 y de US$ 6 en 2021.
Se estima que esos precios estarán por encima de los valores de mercado. Por ejemplo, si se toman los US$ 7,5 previstos para el año próximo, están 63% por encima de los US$ 4,58 del precio promedio ponderado del gas importado en el cuarto trimestre del año pasado, según el último Informe Trimestral de Coyuntura Energética, que elabora la cartera de Energía. Y está por encima de los US$ 7,4 en promedio que costó en noviembre del año pasado la importación por barco.
La medida persigue un objetivo económico concreto. En un contexto de precios bajos del petróleo, la producción de gas es una alternativa para contener la destrucción de puestos de trabajo en la Patagonia.
Y aunque se trate de un subsidio a la producción, una medida que podría ser cuestionada en un contexto de eliminación de subvenciones a la demanda, la decisión parece también ser conveniente desde el punto de vista fiscal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here