Hipotecarios y personales explican el grueso del crecimiento. Los bancos esperan hacer frente a esta demanda usando su liquidez y sin subir pronto la Badlar

En los últimos ocho meses, el mercado financiero se vio impulsado por una fuerte demanda de los créditos, especialmente los que están dirigidos a personas físicas, como los personales y los hipotecarios. Sin embargo, como la otra cara de una misma moneda, los depósitos totales crecen a un ritmo más lento que en años anteriores.

La demanda de crédito del sector privado se expandió 16.4%, lo que representa un importante salto contra el mismo período del año pasado, cuando había trepado un 2,6%. Así se equipara con lo que había ocurrido en años como 2012, 2014 y 2015.

La dinámica de los préstamos hipotecarios puede explicar este crecimiento. Según el Ministerio de Finanzas, en lo que va del año ya se otorgaron $ 23.350 millones en créditos de acceso a la vivienda.
Los hipotecarios son la apuesta fuerte del Gobierno y tanto los bancos públicos como los privados lo tienen entre sus productos estrella. Los tres principales bancos públicos el Nación, el Provincia y el Ciudad ya prestaron más de $ 16.000 millones.

LEÉR MÁS  Hoy aumentaron las naftas entre 9,5 y 10%

Como contracara, el sistema enfrenta un crecimiento más lento de su nivel de depósitos, que en el imaginario resultan el principal fondeo de las entidades para otorgar préstamos. Concretamente, el stock de depósitos totales es decir la suma de los que provienen tanto del sector público como privado creció apenas 3,7% en lo que va del año.

Sistema líquido
Según un informe de la consultora FyE, el incremento de los depósitos “no resultó mayor debido al efecto sustitución de plazo fijo por Lebacs (y por dólares más recientemente) producto de la política monetaria de desinflación del BCRA”.

Para Hernán Hirsch, director de FYE, “Naturalmente, esta dinámica de demanda de crédito creciendo por encima de la demanda de depósitos no es sostenible en el tiempo”. Por su parte, Juan Pablo Ronderos, de Abeceb, cree que el sistema financiero no se verá “apretado” por esta demanda de crédito, al menos en el corto plazo.

LEÉR MÁS  Después de las elecciones bajo el dólar mayorista

“El sistema está muy líquido, no veo que pueda haber un problema”, afirmó. “Si bien es cierto que la demanda de préstamos viene traccionando a una velocidad muy alta, lo está haciendo desde niveles muy bajos”, agregó.
Pese a que una alternativa para los bancos es remunerar mejor los depósitos a plazo fijo, mediante una suba de la tasa Badlar, todavía esta variable no está en el radar de las entidades.

“El crecimiento de la demanda de préstamos era algo buscado por el sistema y por el Gobierno, por una reactivación de la economía y una mejora del consumo. Los bancos hacemos una buena gestión de la liquidez para no tener que salir a encarecer los costos hasta que no sea estrictamente necesario”, afirmó al ser consultado por El Cronista un ejecutivo de un banco privado.

LEÉR MÁS  5 grandes problemas que el Gobierno debe enfrentar

En este punto coincidió una fuente de otro banco líder en el segmento minorista. “Hasta ahora, tenemos otras formas de financiación para los préstamos que están por encima de los plazos fijos: principalmente, la liquidez, los depósitos a la vista y otras herramientas dentro del mercado de capitales, que hacen que no sea necesario tocar la tasa Badlar en lo inmediato”.

Ayer, la Badlar cerró en 20,68% y en lo que va del mes se movió siempre por encima del nivel de los 20 puntos. Para Guillermo Barbero, de Grupo First First, conseguir nuevos depositantes no es una prioridad para las entidades.

“No veo ningún banco preocupado por un bajo nivel de depósitos; al contrario, veo que la mayoría está preocupado por conseguir buenos clientes a los que prestarles plata”, afirmó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here