Los nueve jueces de la Corte Suprema de los Estados Unidos se reunirán hoy, probablemente a partir de las 10 de la mañana (11 de la Argentina), para determinar si tomarán en sus manos el juicio entre los fondos buitre y la Argentina. Usualmente, la decisión que surge de esa reunión se hace pública el siguiente lunes a las 9:30.

La diputada Juliana Di Tullio comentó ayer que ”hay consenso de que mañana (por hoy) no va a haber fallo, que va a ser recién el lunes o martes de la semana que viene”. Sin embargo, según el abogado especialista en deuda Eugenio Bruno, ”es posible que por la relevancia de este asunto, la decisión se dé a conocer hoy o el viernes”.

El litigio versa sobre la interpretación de la cláusula pari passu en los bonos defaulteados. Según los buitres, Argentina incumplió la ”equidad en el trato” cuando reestructuró su deuda porque pagó sus obligaciones a los bonistas que ingresaron al canje y no lo hizo con los que optaron por no participar del mismo.

La interpretación de la Argentina se basa en que la cláusula implica igualdad de oportunidades, por lo que los fondos especuladores tuvieron la chance de entrar en el canje. Además, la Argentina sostiene que esta causa debería ser tomada por la justicia estadual y no por la federal, como ha sido hasta ahora.

Las decisiones posibles de la Corte relacionadas con el caso de la Argentina serían las siguientes:

• Que la Corte tome el caso y lo remita a la justicia estadual, lo cual lleva la discusión a fojas cero.

• Que la Corte acepte el caso. Esto significará una nueva serie de presentaciones de las partes. Con el tiempo necesario para el proceso, difícilmente la Corte dictamine antes de 2015.

• Que la Corte decida pedir opinión al solicitor general del gobierno de los Estados Unidos, Donald Verrilli. En tal caso, Verrilli tiene hasta seis meses para dar su opinión, y suele entregar su veredicto en agosto y en diciembre, por lo que la decisión se demoraría allí. Esto incrementaría las probabilidades de que la Corte tome el caso del 2% a 50 por ciento. El solicitor no tendrá reuniones formales con las partes, pero se espera que el gobierno argentino se junte con su par estadounidense.

• Que la Corte postergue su decisión para octubre. Dicho lapso le daría más tiempo a la Argentina y podría generar nuevas instancias de exposición de las posturas de las partes y de negociación.

• Que la Corte postergue su decisión hasta que una causa paralela llamada ”Discovery” se haya resuelto. Este caso disputa la inmunidad soberana de los bienes argentinos.

• Que la Corte rechace el litigio, por lo que la sentencia previa tendría validez. En este caso, habría tres posibilidades: declarar el default y volver a reestructurar, seguir pagando a los bonistas fuera de la sede de Nueva York, y obedecer a la Corte y pagar todas las demandas que surjan, que en un principio son de U$S 1300 millones.

Es importante recordar que lo que traba las negociaciones es la cláusula RUFO (rights upon future offers) que impide ofrecerles a los buitre una propuesta mejor que la presentada en los canjes. Esta cláusula vence a finales de 2014.

Las chances de un resultado favorable son positivas: en los últimos meses Argentina ha mostrado voluntad de pago y los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial estadounidenses han tenido en cuenta la actitud negociadora del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here