Datos a tener en cuenta para evitar sorpresas en la tarjeta de crédito, al gastar en el exterior

La previsión financiera es fundamental. Más en un país como la Argentina, que no se caracteriza por tener una economía estable. Al programar un viaje al exterior es necesario prestar atención a algunas pautas, y conviene conocer las alternativas que ofrecen las tarjetas de crédito para sacar el mayor provecho, más aún en un contexto de incertidumbre cambiaria. Por eso El Cronista armó una guía para tener a mano siempre que se planifique un viaje.

Territorio habilitado: las tarjetas pueden ser nacionales o internacionales. En el caso de las nacionales, algunas funcionan en países limítrofes. Así lo aclaró Alejandro Manoni, Head of Issuing Business Product & Customer Solutions de Prisma Medios de Pago: «Dentro del producto nacional de Visa, algunas permiten comprar no solo en la Argentina sino también en Uruguay, Chile y Brasil; pero no en Paraguay».

-Aviso de viaje: se debe dar aviso para evitar que la compañía que emite la tarjeta interprete que una compra en el exterior sea un fraude, por entender que el titular del plástico está en el país de origen. Algunos bancos y tarjetas tienen la opción de aviso en sus páginas web, pero en otros hay que llamar. Según Ezequiel Baum, economista y autor del libro «Ordená tu economía», en MasterCard ya no piden que anuncien el viaje.

-Vencimiento del plástico: las tarjetas de crédito tienen vida útil. Por lo general, se tiene en cuenta el mes en que expira, y sobre este tema lo más importante es recordar que la misma puede utilizarse hasta el último día del mes de vencimiento. Pero también es preciso saber que, como los bancos se adelantan y reponen los plásticos con mucha anticipación, los nuevos no se puede usar hasta que comience el mes de inicio. «A veces, como llegó, ya piensan que se puede usar; terminan rompiendo la tarjeta vieja y cuando quieren usar la nueva todavía no está vigente», comentaron en off the record desde un banco de capitales extranjeros.

LEÉR MÁS  El dólar blue impulsó el aumento del oficial

-Límites: el disponible de compra no siempre es el que parece; es importante saber cuánto resta de ese límite, si hay cuotas que lo están achicando o, simplemente, cuánto representa en dólares. Baum se refirió también a las adicionales de las tarjetas: «Si el que viaja es un hijo, con una extensión, hay que dejarle en claro cuánto puede usar, ya que es un monto compartido y suele ser un problema, no solo por si gasta de más, sino porque le quita cupo al titular que se queda en el país». Algunos bancos ofrecen la opción de acotar el margen de gasto de las tarjetas adicionales.

-Pérdida: en este caso hay que dar aviso, e incluso algunas administradoras ofrecen efectivo. Al respecto, Manoni destacó: «Si el socio pierde la tarjeta puede contactar al centro de atención al usuario global y gestionar una nueva. También puede solicitar un adelanto de efectivo de emergencia: lo pide en el mismo centro donde hace la denuncia y después va con el pasaporte al banco que le indiquen y se lo dan».
Adelantos de efectivo y de urgencia: un servicio que suelen tener todas las tarjetas. Es un monto que se puede retirar en el país o en el exterior, para luego devolverlo, ya que suele entrar como gasto en el siguiente resumen. Es necesario contar con una clave antes de viajar y conocer los gastos por hacer uso del servicio. Además, Visa cuenta con un servicio de adelanto de urgencia para los casos de pérdida del plástico (tal como cita el directivo de Prisma en el punto anterior).

El riesgo cambiario y el seguro
Los viajeros más ordenados, los conservadores o, simplemente, los que pueden hacerlo, prefieren comprar los dólares antes de viajar para luego gastar con la tarjeta. Además, suelen estar atentos a las urgencias médicas que pudieran sufrir, por lo que contratan un seguro de asistencia al viajero.

LEÉR MÁS  Templeton reformula su cartera

El titular de El ABC de tu Dinero y docente universitario, Nicolás González, destacó que «hay gente con actitud muy conservadora que compra con antelación los dólares, gasta con el plástico y cuando vuelve liquida la deuda con ese dinero; es para tener una cobertura, para no tener que convivir con el riesgo de la oscilación muy brusca del tipo de cambio desde que sale de Ezeiza hasta que aterriza en Argentina».

González también mencionó que algunos comercios del exterior ofrecen la opción de pagar la compra con el tipo de cambio del momento. De esta manera, el gasto entra en pesos a un valor previamente pactado, y no en dólares como suelen ingresar. Esta opción es una alternativa cuando en el país el dólar presenta mucha volatilidad, porque se puede asegurar el valor de compra en pesos en lugar de esperar a ver a cuánto queda cerca del vencimiento.

El Head of Issuing Business de Prisma confirmó que se ven estas opciones, incluso en cadenas grandes, pero aclaró que son servicios que pueden conllevan un fee.

En cuanto a la asistencia al viajero, un seguro que se suele contratar aparte, se trata de una cobertura médica para no tener que afrontar los gastos ante una emergencia. Dado que los paquetes más caros suelen incluir este seguro, es conveniente consultar antes en el banco para no contratar una cobertura si ya se cuenta con otra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here