“Es un problema técnico. Lo queremos hacer bien para que no nos cuestionen”, señaló el ministro. Indicó que si se consideran las necesidades básicas insatisfechas, que miden la pobreza estructural, “entre el censo del 2001 y el del 2010 se estableció que 1,5 millones de personas en la Argentina dejaron de tener necesidades insatisfechas”.

Cabe recordar que el viejo IPC sólo medía índices para los territorios de Ciudad de Buenos Aires y GBA, mientras que el nuevo IPCNu (que cuenta con la supervisión y aprobación del FMI) mide precios a lo largo de todo el territorio nacional.

“Se definió una nueva canasta y hay que hacer un empalme de precios nuevos con viejos. Eso es muy complejo. No está hecho”, aseveró.

Kicillof destacó que de acuerdo al Banco Mundial “hay 2.000 formas de medir la pobreza”, y que en los años recientes, 2 millones de argentinos abandonaron el desempleo, que 3 millones lograron jubilarse y que 7,7 millones recibieron distintas asignaciones.

El titular del Palacio de Hacienda citó cifras de la Cepal que exhiben que 9,3 millones de personas en la Argentina ingresaron a la clase media y que en el año 2014 eran 20 millones de argentinos los que formaban parte de ese estrato social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here