La continuidad de las operaciones de importación de vino chileno al mercado sigue generando una profunda preocupación tanto en el ámbito viñatero como en el Gobierno local.
Hasta ayer habían ingresado un total de 578.800 litros de vino de Chile, el 2,9% del promedio de los despachos históricos de San Juan, que ascienden a 20 millones de litros cada 30 días, según dijeron fuentes del sector. Incluso hay un pedido de la bodega Peñaflor para traer 1 millón de litros más.
Este será el tema central de una reunión clave que tendrá lugar hoy, a las 11,30, en la oficina del secretario de Comercio de la Nación, Miguel Braun, con la participación de representantes de San Juan y de Mendoza.
La intención es pedir la intervención del Gobierno nacional porque los viñateros advierten que se trata de una maniobra de los grupos monopólicos de la industria del vino para hacer bajar los precios, tanto de la uva como del litro de vino, cuando se avecina una nueva vendimia.
No será la primera vez que los productores de la Federación de Viñateros, liderados por Eduardo Garcés, y de la Asociación de Viñateros Independientes, encabezados por Juan José Ramos, planteen el problema de la importación de vinos chilenos.
Pero ahora solicitaron un nuevo encuentro con Braun, con la intención de sumar a los ministros de la Producción de San Juan, Andrés Díaz Cano, y de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié. Además habrá integrantes de asociaciones de productores de la vecina provincia. En el encuentro también se espera que participen representantes de las bodegas que están importando los vinos, como Peñaflor en San Juan y RPB en Mendoza.
En el caso local, Peñaflor ingresó primero 232.000 litros de vinos chilenos y ayer se esperaba que entraran 346.800 litros más, según fuentes del sector. Pero la alarma es que la bodega está gestionando importar un millón de litros más.
Desde el sector fraccionador sostienen que falta vino y que los precios que se piden en el mercado son exagerados. Los viñateros retrucan que es una maniobra para que los valores bajen. Por ejemplo citan que el litro de vino tinto en el mercado local oscila entre los 8 y los 8,50 pesos, mientras que en Chile están pagando 12 pesos por el litro, sin contar el flete.
Encima, la operación para la bodega que importa vinos no es sencilla: debe pedir la autorización al INV con al menos 48 horas de anticipación, una vez ingresado los caldos al establecimiento, con la presencia de inspectores del organismo, se toma una muestra de la pileta, que queda lacrada, y si cumple con la reglamentación, se autoriza el fraccionamiento.
Esta operación también se realiza con la presencia de inspectores del INV, mientras que en la etiqueta se debe especificar el origen del vino.
Protesta

Durante el fin de semana y la jornada de ayer estuvieron circulando en las redes sociales mensajes dirigidos a los viñateros para realizar una protesta hoy, frente a la sede del INV en San Juan, en la calle Rivadavia. No obstante, ninguna de las entidades locales se hizo cargo de la convocatoria y hasta anoche no había confirmación de que se fuera a realizar.

Las voces
Andrés Díaz Cano – Ministro
”Se trata de una reunión que han pedido los viñateros y vamos a escuchar las posturas. Estas maniobras atentan contra la formación de un buen precio del vino”.
Eduardo Garcés – Federación de Viñateros
”Sería bueno que de la reunión surjan medidas para que no se siga afectando el precio del vino. Vamos a esperar a ver qué resulta de este encuentro”.
Juan José Ramos – Viñateros Independientes

”Estamos molestos porque a los bajos precios del vino, que no alcanzan a cubrir los costos de producción, se suma la importación de vinos chilenos”. 
LEÉR MÁS  Dujovne: "La inflación va a ir bajando a niveles mucho más bajos que los actuales"

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here