En lo que se refiere a la energía eléctrica en particular, otro criterio que va ganando terreno es el de simplificar las facturas, de modo que sólo aparezcan el cargo fijo y el variable y los impuestos. Para esto debería eliminarse el plan de ahorro que se viene aplicando desde 2005; el renglón del FOCEDE , fondo que las distribuidoras deben destinar para obras; y el factor de estabilización por el cual en los bimestres de menor consumo se paga un poco más para deducirlo cuando el consumo es mayor.

Sin embargo, se estudia un nuevo modelo que premie el ahorro , de modo que para los usuarios que usen menos electricidad que en igual bimestre del año anterior dentro de cierta cantidad de kilovatios, habrá una deducción a modo de premio al final de la factura.

LEÉR MÁS  Lo quería el Gobierno: lluvia de dólares llega del exterior para el mercado de pesos

Pero más allá de estos criterios formales, el gran problema es en qué plazo se eliminarán los subsidios en energía eléctrica en Edenor y Edesur, las dos distribuidoras que dependen de jurisdicción nacional. Se habla de un sendero de aumentos, con distintos plazos: a dos años, tres o cuatro años.

Lo que sería imposible es eliminar todo el subsidio en una sola vez. A modo de ejemplo: en marzo de este año, el actual gobierno reconoció un aumento en las tarifas de Edenor y Edesur que no se trasladó a los usuarios sino que quedó a cargo del Estado. Para eso se aprobó por la resolución 32 de la secretaría de Energía un cuadro tarifario teórico con subsidio y otro sin subsidio, en este último caso para los barrios que perdieron el beneficio en 2011.

LEÉR MÁS  La fuga de divisas alcanzó cifras record

Si se toma el caso de un usuario medio del área de Edesur, con un consumo entre 301 y 650 kilovatios por bimestre, actualmente el cargo fijo es de $16,18 y el precio del kilovatio (cargo variable) con subsidio, es de $0,043.

Si se toman los cálculos del Gobierno de Cristina de Kirchner a través del cuadro teórico , el cargo fijo para ese mismo consumo en zona subsidiada debería ser de $37,84 con una variación del 134%. El precio del kilovatio pasaría a $0,17, casi cuatro veces más que ahora. A estos aumentos, hay que sumarle que los impuestos crecen proporcionalmente según sube la tarifa.

Pero si se quisiera llegar al cuadro teórico sin subsidio fijado por la actual administración en marzo pasado, para el mismo consumidor el cargo fijo pasaría a $36,8, con un alza del 127% con relación a lo que abona ahora, pero el cargo variable por kilovatio treparía a $0,48, más de diez veces el precio actual.

LEÉR MÁS  Los bancos vuelven a aumentar hasta casi 60% sus comisiones

Como la tarifa no se puede subir diez veces por razones políticas, en la primera etapa se iría a algo parecido al cuadro teórico con subsidio, y se fijaría un cronograma con ajustes semestrales para ir llegando al valor definitivo.

Se sabe que habrá además un conjunto de exceptuados de las subas por el ingreso percibido y otras condiciones todavía no especificadas. Según dijo el futuro ministro de Energía, Juan José Aranguren, esos usuarios tendrían un bloque fijo de 150 kilovatios mensuales gratuito y a partir de ahí, empezarían a pagar cada kilovatio al mismo precio que el resto de los usuarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here