La soja cayó este miércoles a su menor valor en seis años tras perder un 1,1% a US$331,99 la tonelada en el mercado de Chicago. La oleaginosa tocó mínimos desde el 25 de octubre de 2009, cuando había cotizado a US$325,19.

Por su parte, el maíz ganó un 0,3% a US$144,58, mientras el trigo sumó un 0,4% a US$182,34.
La soja fue arrastrada por la caída de las materias primas, pero el maíz y el trigo resistieron aprovechando un repliegue del dólar.

”La soja sufre por la caída de otros mercados, especialmente el de petróleo que llegó a los niveles de 2009”, dijo Michael Zuzolo, de la firma Global Commodity Analytics and Consulting.

El crudo WTI que se comercializa en Nueva York cayó 4% tras una inesperada alza en las reservas petroleras de Estados Unidos.

Además, ”el anuncio de lluvias en sectores clave del Mediooeste” afectados por una sequía, influyó en los valores de la soja, añadió Zuzolo.

Los precios del trigo enfrentan la buena cosecha de Francia y mayores rendimientos en Crimea y la zona del Mar Negro. ”Se dijo también que Rusia podría reducir sus precios de exportación”, lo que agrega más presión.

No obstante, el trigo pasó al verde al fin de la sesión aprovechando el repliegue del dólar ante el euro luego de conocerse un documento de la Reserva Federal de Estados Unidos en el que señala que no hay prisa por aumentar las tasas de interés que hoy son casi nulas.

El maíz sacó partido de resultados de un informe de la asociación privada Pro-Farmer. Sus inspectores recorrieron áreas de Estados Unidos y encontraron que los rendimientos en Ohio e Indiana ”son menores de lo que había anunciado la semana pasada” el departamento de Agricultura, dijo Zuzolo.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

Por su parte, el petróleo siguió cayendo a pique este miércoles por un inesperado aumento de stocks y se acerca a los niveles del clímax de la recesión de 2008-09.

El precio del ”light sweet crude” (WTI) para entrega en diciembre perdió 1,80 dólares y cerró a 40,80 dólares. Eso significa una baja de 4,27% en una sola sesión.

En Londres el barril de Brent del Mar del Norte para entrega en octubre perdió 1,65 y cerró a 47,16 luego de haber caído dos veces a 46,81 durante la jornada.

”La noticia que propició la baja fue el inesperado incremento de las reservas petroleras (de Estados Unidos) debido a la cantidad de importaciones que siguen llegando”, dijo Andy Lipow, de la firma Lipow Oil Associates.

Estados Unidos anunció el miércoles que sus reservas de crudo aumentaron 2,6 millones de barriles en la semana cerrada el 14 de agosto. Los analistas de Bloomberg esperaban una disminución de 800.000 barriles y la organización petrolera API predijo una caída de 2,3 millones.

”Este es el aumento de reservas más grande en cuatro meses y demuestra cuan robusta es la oferta estadounidense a pesar de la baja de los precios” advirtió Jasper Lawler, analista de CMC Markets.

La producción estadounidense tuvo una leve baja de unos 47.000 barriles pero las importaciones netas aumentaron en 465.000 barriles por día.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

”Desde hace tiempo los refinadores obtienen buenos precios y optan por comprar crudo importado”, sostuvo Lipow.

Añadió que con el fin del verano boreal, con una previsible caída en la demanda de Estados Unidos, la inquietud ganó al mercado y amenaza con hacer caer aún más los precios.

”Vamos a pasar por debajo de los 40 dólares por barril bastante rápido”, dijo. ”Si pasamos debajo de los 40 dólares, el objetivo próximo serán en torno a 34 o 35 dólares el barril”; o sea cerca de los 33,87 dólares que cotizaba el 19 de diciembre de 2008, opinó Lipow.

”El enlentecimiento de la demanda estacionaria de las refinerías conducirá a aumentar los inventarios de crudo y el mercado responde negativamente ante esa perspectiva”, estimó Ole Hansen, analista de Saxo Bank.

Durante la semana pasada el ritmo de las refinerías estadounidenses se enlenteció: pasó de 96,1% de utilización a 95,1%; especialmente a causa de desperfectos en la gran refinería de Whiting en Indiana.

”Lo inquietante es que una disminución de un punto en la cadencia de las refinerías haya causado rápidamente tamaño aumento de stocks”, subrayó Abhishek Deshpande, analista de Natixis.

¿Cómo impacta esta caída en la Argentina?

El consultor de negocios Salvador Di Stefano, destacó a minutouno.com que ”la baja del petróleo a US$40,00 el barril, invita un cambio en el formato de negocios petrolero. No podemos poner la mirada en Vaca Muerta en donde el costo de extracción se ubica en torno de los U$S80, y tampoco en el mercado interno, en donde el precio de la nafta es el equivalente a los U$S80 del precio internacional del petróleo”.

LEÉR MÁS  Buscan incrementar exportaciones a Panamá

Añadió que ”necesitamos en lo inmediato una nueva ley de combustible, que le asegure a los sectores de la producción tener un precio de combustible competitivo, de lo contrario, el alto costo de fletes será un lastre para nuestra economía”.

En lo que respecta a la soja, destacó Di Stefano, ”toda baja será una restricción para el presupuesto público. Los ingresos de retenciones no paran de bajar, y no hay efecto riqueza en los empresarios ligados al campo, esto implica que no hay derrame sobre los centros urbanos, y actividades como la construcción comienzas a tener stress de ventas. Lo más preocupantes es que para el año 2016 el área sembrada será menor. Los costos de flete hacen inviable la siembra a más de 400 kilómetros de puerto, y esto genera menos oferta de mercadería, y por ende, menor ingreso de dólares al país”.

Sintetizó que ”el divorcio entre los precios esperados en el presupuesto, y los precios reales de petróleo y soja, implicarán más déficit, y un incremento en el financiamiento vía emisión de pesos. Esto redundará en más pesos en la calle, lo que traerán como consecuencia suba de precios, y en el margen, una mayor demanda de dólar ahorro, y lo que nos e pueda satisfacer por esta vía, ira directo al dólar blue”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here