En nuestro artículo del 15 de febrero ”Por qué el rechazo del mitrismo del siglo XXI a los acuerdos con China” (Tiempo; levantado por la revista Realidad Económica del IADE), señalábamos que la alianza entre nuestro país y la primera potencia mundial permitirá, sin resquicio a dudas, ingresar a una fase superior de la reindustrialización argentina en el Bicentenario, sobre todo contemplando el marco internacional de un imperialismo que declaró la guerra política y económica al pueblo argentino. Es pues que, en sintonía con esta estratégica alianza sino-argentina, con este fenomenal instrumento generador de obras de infraestructura, de asociaciones empresariales para exportar a toda la región desde nuestro país y de blindaje financiero contra ataques especulativos presentes y por venir que, en el marco de los acuerdos de Cooperación y Promoción minera suscriptos entre la Secretaría de Minería del Ministerio de Planificación Federal, la Asociación China del Oro y la Cámara de Comercio Argentina-China (Sede Beijing), el Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC) acerca la siguiente idea: la conformación de una empresa mixta para la exploración, explotación, comercialización, industrialización y refinación del oro argentino.

La Argentina produce y exporta alrededor de unas 3 millones de onzas anuales, las cuales al actual precio internacional del oro (1200 dólares/onza) equivalen a unos 3600 millones de dólares.

YACIMIENTOS AURÍFEROS FISCALES. La empresa mixta en cuestión estaría conformada por Yacimientos Auríferos Fiscales SA (YAF; propiedad del Estado Nacional y creada a tales efectos) y la Corporación Grupo Nacional de Oro de China (CGNOC; una empresa estatal china creada en 2003). La CGNOC opera en toda la cadena aurífera, incluyendo la refinación y comercialización. En 2012 operaba unos 60 yacimientos de este mineral con el 20% de la producción total y el 30% de las reservas comprobadas totales. Gracias a la CGNOC, China superó en 2007 a Sudáfrica como primer productor mundial de oro. En 2013, su producción rondaba las 400 toneladas métricas. Asimismo y entre muchos productos elabora lingotes de oro de calidad internacional, los cuales son posteriormente adquiridos por los bancos privados/bancos centrales de terceros países. Cabe señalar al respecto que el Estado chino comenzó a refinar su propio oro a partir de 1987, en la refinería Henan Zhongyuan, propiedad de la empresa estatal Zhongjin Gold (subsidiaria de la CGNOC). Para un eventual acuerdo aurífero con la Argentina, la CGNOC podría asociarse al Estado argentino (vía la nueva empresa YAF SA antes sugerida) a través de su subsidiaria destinada a proyectos internacionales: la China Gold International Resources (CGIR). Es importante saber que desde 2014, China –el mayor mercado aurífero del mundo y principal productor mundial– permite a bancos extranjeros licencias de importación de lingotes de oro.

LEÉR MÁS  ¿Los “mercados emergentes” dicen “hasta acá llegamos”?

TRANSFERENCIA DE TECNOLOGÍA, ANÁLISIS Y LINGOTES DE ORO. YAF SA, con participación de provincias en esquema similar a YPF y con la fuerza federal otorgada desde la OFEMI, avanzaría en proyectos de minería aurífera en nuestro país con la tecnología y el financiamiento chino. Es decir, China transferiría a YAF SA la tecnología para refinar el oro extraído en la República Argentina en refinería propiedad nacional y construida en nuestro territorio. La producción de lingotes se destinaría para el BCRA, el Industrial and Commercial Bank of China Limited (ICBC), el People’s Bank of China y, muy especialmente, un Banco del Sur espoleado por nuestro país (el oro metálico como activo de reserva fue crucial en la fundación y consolidación del Banco Central Europeo). YAF SA, por ley del Congreso, podría además ser facultada para, en primer lugar y en asociación con el INTI, avanzar en la construcción de un laboratorio de última generación en análisis cuantitativo y cualitativo del mineral extraído/exportado –con la tecnología y know how chinos– de tal suerte de independizarnos de las naciones importadoras a la hora de analizar nuestros concentrados exportados. En segundo lugar, dicha ley podría facultar a YAF para comprar la producción aurífera a las operadoras nacionales privadas, ofreciéndoles mejor precio que el internacional, armando una reserva de oro que una vez concluida la refinería aurífera transforme el mineral en lingotes para la diversificación de nuestras reservas oficiales, con la seguridad que ello implica hacerlo en oro metálico. Sobre este punto particular existe un muy buen antecedente en Zimbawe, cuya ley obliga a las empresas mineras que operan en el país a vender todo el oro extraído a su Banco Central. Cabe señalar al respecto que la Argentina produce y exporta alrededor de unas 3 millones de onzas anuales, las cuales al actual precio internacional del oro (1200 dólares/onza) equivalen a unos 3600 millones de dólares.

LEÉR MÁS  Creció un 14% la superficie para producir ajo en Mendoza

INDUSTRIA AURÍFERA NACIONAL (SIGUIENDO LOS PASOS DE LA INDUSTRIA NUCLEAR ARGENTINA). Manufacturar in situ nuestra producción de oro sentaría las bases para el nacimiento de una industria aurífera local destinada a satisfacer la inmensa demanda de oro para uso tecnológico. Al respecto, es útil conocer la experiencia de Turquía, país que junto con China han registrado en los últimos años el mayor crecimiento en la producción y la demanda de oro mundial. Según datos del Consejo Mundial del Oro, sólo en 2012 la actividad aurífera en Turquía añadió al menos 3800 millones de dólares a su economía, gracias a una cadena de valor compuesta por 5000 fabricantes, 35 mil tiendas minoristas y 250 mil empleados. La movilización de activos en oro metálico de la banca privada turca –equivalentes a 10.400 millones de dólares– y su inyección al mercado local desde mediados de 2012 fue responsable del boom económico de 2013 y 2014. En suma y si hemos de guiarnos por el notable resurgir de la industria nuclear argentina con la reactivación del Plan Nuclear en agosto de 2006, espoleado por la terminación de Atucha II y ahora por el acuerdo nuclear suscripto con China para una cuarta central de potencia y una posible quinta, no sería ilógico pensar y elaborar un plan para la fundación de una industria aurífera nacional en el marco de la alianza estratégica sino-argentina.

LEÉR MÁS  Afirman que hay más de 2 millones de hectáreas inundadas

ORO ARGENTINO: DE PERÓN A KIRCHNER. La alianza con la República Popular China es, ante todo, un notable pilar financiero para la Argentina del empleo, la modernización económica y la equidad social, verdadero blindaje de las turbulencias internacionales y los ataques especulativos, locales como extranjeros. Los lingotes de oro refinados en el país y propiedad estatal podrían servir como tercera moneda de intercambio (además del yuan y del peso) libre de todo ataque financiero o corrida contra ambas divisas. Asimismo, dichos lingotes se constituirían en sólidos activos de reservas para nuestra Banco Central. Y es que la tenencia de oro en las reservas oficiales de una nación hace a su seguridad económica y a la confianza sobre sus capacidades financieras y de desarrollo. Se explica así que entre enero y diciembre de 2004, el gobierno del presidente Néstor Kirchner haya decidido incorporar unas 55 toneladas de oro a las prácticamente vaciadas reservas monetarias del país, la mayor incorporación desde 1959/60 (aunque la incorporación histórica de oro metálico a las reservas oficiales ocurrió entre 1948 y 1952).

ALQUIMIA EMANCIPADORA. ¿Quién dijo que la riqueza no es capital?, preguntó Manuel Ugarte allá por 1916. Si transformar plomo en oro ha probado ser una quimera, transformar oro en capital no sólo es absolutamente factible sino que es la única variante alquímica que sin quebrar las reglas de la naturaleza fractura las reglas de la dependencia económica y financiera entre naciones centrales y ”periféricas”. Una suerte de alquimia emancipadora, justamente en tiempos donde vivir y desarrollarse con lo propio se ha vuelto maravillosamente ineludible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here