La misión de más de 110 empresarios industriales argentinos arribó ayer a Moscú, capital de Rusia, para llevar adelante una intensa agenda de rondas de negocios con sus pares rusos. El grupo, encabezado por la  ministra de Industria, Débora Giorgi, aspira a lograr el cierre de acuerdos comerciales por unos 5000 millones de dólares.

Según consignó Tiempo Argentino, de acuerdo con un estudio de la cartera fabril, tres rubros productivos concentran las mayores expectativas: el alimenticio, el de la maquinaria agrícola y el farmacéutico.

En particular, el primero de ellos tendría un potencial enorme. En 2013, la Argentina exportó alimentos a Rusia por un valor de 483 millones de dólares. Las ventas de frutas secas y frescas concentraron más de  la mitad de esas exportaciones, por un valor de 250 millones de dólares.

La aspiración, o el  potencial, es llegar a casi 4000 millones de dólares en ventas a Rusia, lo que se podría lograr en forma casi inmediata, según refirieron en el sector de los alimentos, dado el nivel de producción actual y las reservas que el país posee. Así, el de frutas secas y frescas podría alcanzar ventas por hasta 800 millones de dólares.

LEÉR MÁS  La inflación de julio en Mendoza fue de 3% y supera el 23% en el año

Otro rubro alimenticio con fuertes posibilidades de expansión de sus ventas a Rusia es el de las golosinas, que en 2013 logró ubicar en ese mercado productos por 1 millón de dólares. Según los estudios de Industria, esa cifra podría multiplicarse hasta llegar a 212 millones.

Estas posibilidades están plasmadas en la fuerte presencia de empresas del sector alimenticio en la misión, unas 80, incluidas las más importantes del país.

En la misma situación se encuentran los vinos, que de los 22 millones de dólares del año pasado tendría capacidad de ventas por 866 millones. Pescados y mariscos pasarían según este estudio de los 12 millones de dólares a 352 millones, mientras que la carne aviar, cuyas ventas a Rusia ya comenzaron a subir, podría pasar de 13 millones de dólares a 190 millones.

LEÉR MÁS  En un sólo día, el Central perdió más de 1.600 millones de dólares en reservas

Estas posibilidades están plasmadas en la fuerte presencia de empresas del sector alimenticio en la misión, unas 80, incluidas las más importantes del país.

En Moscú, Giorgi estará acompañada, entre otros, por el secretario de Relaciones Comerciales Internacionales de la Cancillería, Carlos Bianco, y el secretario de Coordinación Político Institucional de Agricultura, Javier Rodríguez.

La Argentina busca aprovechar la oportunidad surgida a partir de la decisión del presidente ruso, Vladimir Putin, de prohibir el ingreso de una cantidad de productos alimenticios elaborados por Estados Unidos y los países de la Unión Europea, además de Australia y Japón, en respuesta a las sanciones que estos países y bloque de naciones impusieron a Moscú con motivo del conflicto bélico que se desarrolla en la vecina Ucrania.

LEÉR MÁS  Cómo el "efecto Turquía" está azotando a las economías emergentes (y por qué Argentina es el que más sufre)

En materia de maquinaria agrícola, la Argentina exportó a Rusia por apenas 10 millones de dólares en 2013. Sin embargo, el potencial de ventas es de más de 200 millones de dólares, con las mayores posibilidades en cosechadoras, sembradoras y partes, que podrían sumar entre los tres hasta 100 millones de dólares en exportaciones. Para concretar esas aspiraciones, 13 firmas productoras de maquinaria agrícola se instalaron en Moscú.

El tercer rubro con potencial exportador es el farmacéutico, cuyas ventas a Rusia alcanzaron a 115 millones el año pasado. Tres empresas forman parte de la delegación y aspiran a concretar negocios que signifiquen exportaciones por casi 800 millones de dólares, especialmente en medicamentos terapéuticos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here