”Una mejor distribución del ingreso no es sólo un imperativo moral, sino que también ha demostrado ser una excelente herramienta económica para superar las dificultades que nos presenta el mundo”, sostuvo Boudou en Doha (Qatar).

El vicepresidente participó en el panel ”Perspectivas sobre Paz Regional, Estabilidad y Desarrollo”, en el marco del 13º Foro de Doha, tras reunirse con empresarios y funcionarios qataríes.

”Necesitamos una nueva arquitectura financiera internacional, para que al salir de la crisis haya más igualdad de oportunidades en cada uno de nuestros países, pero también mayor igualdad entre nuestros países”, sostuvo Boudou.

Alentó luego un ”cambio de recetas” y ”un crecimiento vigoroso e inclusivo, porque sin inclusión de los pueblos la paz va a ser imposible de alcanzar”.

LEÉR MÁS  El impuesto a las cervezas, otro golpe a las economías regionales

”No cabe duda de que es imposible pensar que hay una sola receta, que es la misma para países con culturas, dotaciones de recursos y capital humano tan diferente”, añadió Boudou.

”No cabe duda de que es imposible pensar que hay una sola receta, que es la misma para países con culturas, dotaciones de recursos y capital humano tan diferente”
Amado Boudou ”La mala noticia -señaló- es que hay mucho conservador que tiende a no querer aceptar estas novedades, y la buena es que hay países como Qatar, regiones como Sudámerica, que están tratando de llevar adelante nuevas políticas para cambiar el rumbo de la historia”.

El vicepresidente advirtió que las políticas de ajuste sobre los presupuestos empeoran la distribución del ingreso, porque implican recortes de gastos en áreas de salud, educación y sistema previsional, para reorientar pagos que tienen que ver con el sobreendeudamiento de los países.

LEÉR MÁS  Presionada, renunció directora de INDEC que medía pobreza y desocupación

”Estas políticas de ajuste -dijo Boudou- traen sufrimiento a los países desarrollados, porque por primera vez en 80 años aparecen tasas de desempleo excepcionalmente altas”.
Pero además, alertó, ”se están convirtiendo en un mecanismo de transmisión de la crisis a todo el mundo, al disminuir el nivel de demanda global de bienes y servicios”.

Boudou remarcó luego que ”quienes asignan el crédito, quienes asignan los fondos, no sólo dentro de cada país sino también los flujos financieros internacionales, son las calificadoras de riesgo y se encuentran en el centro del problema”.

LEÉR MÁS  El impuesto a las cervezas, otro golpe a las economías regionales

Haber convertido a esas agencias ”en instituciones supranacionales, con más poder que los gobiernos democráticos, está en el centro de lo que estamos viviendo, pero además es un fenomenal mecanismo de transmisión de los problemas de un país a otro, de un sector a otro”, sostuvo.

Estas mismas calificadoras, agregó Boudou, ”dieron excelentes oportunidades a un sistema que creó derivados y futuros, que finalmente generaron un desastre en todo el flujo de capitales internacional”.

”Tenemos un mundo con dificultades, pero con excelentes oportunidades, si nos animamos a pensar distinto y a darle una oportunidad a la creatividad, buscando mayor igualdad entre nuestros países y dentro de nuestros pueblos”, concluyó el vicepresidente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here