Luego de dos jornadas negativas, el Shanghai Composite Index cerró con ganancias de 3,44 por ciento en 3.789,17 puntos, mientas el Shenzhen Composite Index subió 4,13 por ciento para terminar en 2.198,81 enteros.

Vale recordar que la Bolsa de Shanghai se desplomó el lunes más de 8 por ciento, la mayor caída en más de ocho años, revirtiendo la aparente estabilización conseguida por la intervención del gobierno después de que las Bolsas llegaran a perder más de un tercio de su valor a mediados de junio.

LEÉR MÁS  El economista Kiguel dice que la inflación tardará entre 4 y 10 años en bajar

Ante esta situación, el banco central chino inyectó 35.000 millones de yuanes a comienzos de julio, al tiempo que se impidieron las nuevas salidas a Bolsa y se suspendió la cotización de hasta 1.400 empresas en los mercados de valores.

Lo cierto es que el turbulento inicio de semana obligó al gobierno a prometer que destinaría más fondos a estabilizar los mercados.

LEÉR MÁS  Shell aumentó los precios y el litro de la nafta premium roza los $30

Los expertos consideran que los mercados chinos son ahora demasiado dependientes del apoyo del gobierno y que el más mínimo signo de una posible retirada de la ayuda puede provocar el pánico.

Las persistentes turbulencias en las bolsas chinas dispararon también los temores sobre la situación que atraviesa la segunda mayor economía mundial y las repercusiones que podría tener para la economía internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here